¿Cobrar la factura, del montaje burdo encabezado por ese bufón llamado Virgilio Andrade quien, titiritesco, “investigó” y “concluyó”?

Que en la operación compra-venta de la mansión que el presidente de México y su esposa realizaron para adquirirla en Las Lomas a contratistas beneficiados con contratos públicos del peñismo, pues simplemente no hubo conflicto de interés. ¡Pinches mexicanos malpensados!

Saludos
8 respuestas 8