Óniro
Lv 4
Óniro preguntado en Arte y humanidadesPoesía · hace 6 años

¿¡Vamos,juguemos con lanieble y la luz recién nacida!?

Adivinas qué fue lo que pasó aquí

De mi libro “Para un funeral”, el texto “Sombra tenue”

La niebla y el espacio eran perpetuos, como si las invisibles voces estuvieran cercadas por inmensos espejos. No había eco, sólo el juego de la luz opacando el sonido, repitiéndose variando.

-¡Ah!, ¿qué sabe mejor que una semilla de alcaravea?

-La miel.

-Tenías que salir con eso.

-Claro, la oscuridad siempre…

-¡Cállate y sigue comiendo!

“Cállate: rojo. “Sigue comiendo”: anaranjado y café. La niebla digería las palabras, convirtiéndolas enluces de colores. Jugaba con todos los tonos posibles, hasta el infinito.

-¡Alcarabea!

-Ja ja ja!

-¡Alcarabea!

La luz se hizo más intensa en un punto y el color de esa zona dejó de variar. Apareció una semilla que fue recubierta poco a poco por un estómago.

-¡Agua de alcarabea!

-Ja j aja, ¿cómo te sientes?

-Mi vejiga es pequeña.

-Ja ja ja… ¡Alcarabea con miel!

Y apareció una segunda figura de brillo opacado, como deluz que atraviesa un cristal grueso y amarillento.

-¡Alcarabea devorada!

-Ja ja ja… devora

-¡Dévora!... j aja ja

No había eco, sólo la luz rebotando continuamente entodas direcciones, arrastrando las palabras, golpeando las figuras emergentes con los destellos de sus propias risas. Débora probó su nuevo nombre.

-¡Débora con piel con semillas!

-¡Devora piel con cerilla!

-Ja ja ja

Y bailaron abrazados por un instante, únicamente por el placer de sentir el movimiento de sus cuerpos por primera vez. Movían la niebla a su alrededor, como nadando

2 respuestas

Calificación
  • hace 6 años
    Respuesta preferida

    Mmmmh !Ya sé! ..

    -¿Que sabes?

    - de qué

    - de lo que sabes

    -sepa, Rolando, rolando, las mareas del tiempo nos acercan a la cuspidelirancia de la suprainconciencia de los tarahumaralokis .. ellos saben cosas que no les gusta saber

    -dévoralos Débora

    - noooooo, mejor esperemos a que una sescurinidad lúdicoprosaicazooniana nos introduzca en el creppiocio de sus relincidencias ópticas, cada 2500 polinsegunanometrias se puede atrapar uno. !Mira, allá va , rolaaaa!!

    ------------------------.________________________________

    Una brizna electropurimagicosa de coliescarabajo dió con toda su anatomía encima de un harem de pulgas en celo que reposaba plurinominalmente sobre una rata de campo, la fuerza de los vientos hurracarranados que provocaron en el podium de un diputado panista fue de espanto,los paples adquirieron la forma de un rinocoleoptero enanescente mirindirómico y sus antenas se propulsaron en el aureolico brillo espasmódico cornamental, una de las uñas de Dévora estaba antes muerta que sencilla , cuajada de poemas iconoclastas y se clavó en una de las orejas de un tricefalotrópico cancerigeno priista quien no sabia como explicarselo a su undecima musaraña a quien no se le engañaba tan fácilmente como a las mujeres imposibles de Tumerindiola, quienes con mucha gracia corrieron pasando encucurbitadamente inadverridas por entre unos choroneuróticos encarrizados en el blondisimo pelo de un elote . Rolando, rolando y rolando y dandose de trompicones , aparecio despues de ser sudado por una salamandra en la cascada de Basasiachi y mientras jugaba a la sirenita y al pirata con un nativo del pueblo, se lo trajo prendido en uno de los poros del trigémino submadrinal , quien confirmó estar en activo a los guardianes del séptimo planeta via #aquitoydenuex.

    (next)

  • Óniro
    Lv 4
    hace 6 años

    -¡Volando!

    -¡Rolando!

    Ahora las voces les producían un agradable cosquilleo en las recién formadas gargantas.

    -¡Con sus alas vuela!

    -¡Con sus alas vuelca!

    -¡Sus alas volcará!

    -Ja ja ja

    -¡Volcaracá!

    ¡Calaraca!

    Una llamarada azul surgió, justo entre Débora y Rolando, y los envolvió ondulando como una tela por la fuerza de sus movimientos, rompiéndose a veces por la violencia delos gritos. Las figuras azules saltaban emocionadas, casi transparentes de tan ligeras.

    -¡Calaraca, calaraca!

    -Ja ja ja

    -¡Ríos de Calaraca!

    La figura azul se desvaneció, dando vueltas alrededor de la vejiga azul, dejando a su paso líneas de luz que corrían detrás de ella, fundiéndose con la niebla.

    -¿Pero qué es más grande que una calaraca?

    -Un hipopótamo.

    -Ja ja ja

    -Ja ja ja

    Los remolinos de niebla azulada se retorcían de risa, adquiriendo por instantes un brillo casi eléctrico. Las voces eran agudas, y parecían ir cobrando intensidad con cada palabra que decían.

    -Calaraca tan blanda!

    -Calaraca tan… mmmh ¡ya sé!

    Y una luz muy blanca surgió, quemando la niebla, arrojándola lejos, casi como un estallido.

    Òniro

    _______________________

    Estoy para cumplir tus sueños más desquiciados, Marce:

    -¿Dijo un tamalinatzin, Rolando?

    -No, es una tortatamalitzin de nixtamal cali-lavado.

    -¿Tamalitzin de Malitzin o de Malinalco?

    -¡Débora, ya te empeyotaste! Ja ja ja

    -¿Débora empelotada?

    -No, devora pelota asada.

    Las volutas de humo derivadas de las plantas sagradas que los chamanes tarahumaras fumaban, se diluían en ese ambiente de agujas de pino y puntas de huizache autóctono. Los dos cuerpos se contorsionaban entretanto, víctimas de espasmos papirofléxicos en el aire de la tarde.

    -¡Pícale, pícale, diablo panzón!

    -Panza picodiabolizada.

    -No, diablo panzonichamantirolizado.

    -¿Y la semilla digestiva, cómo está tu panza?

    -Fume y fume, y caminando. Ja ja ja

    La luz nanotecnologizada explotó nucleariatomizada, y todas las figuras trashumantes fueron a dar con su materia diluida en el oxígeno de Oxitarahumaralandia, como pigmentos de pinturas rupestres. Dicen los cuentos viejos que por muchos siglos los antropólogos pensaron que se trataba de altares sagrados y ritos iniciáticos de cambios dimensionales. Lo malo es que no sabían dónde se ubicaba el portal del multiverso…

    _______________

    ________________________

    Lepidópteros con antenas espirolámpidas comen requesón donado por el lomo del piojo omnipresente y aplítico, mientras Débora prueba los mil y uno platillos de los puestos callejeros durante el mítin, este sí muy político, de príistas, panistas y lopezobradoristas, éstos últimos que no dejan de gritonear que hay un “compló” entre todos los asistentes al contubernio callejero. Rolando anda rolando por entre la gente, tratanto de ubicar la puerta multidensional. Encuentra partículas sefiroespirolímpicas en cada escuadra de espacio difraseccionado al vacío. No puede creer su buena suerte cuando una de esos trozos de energía oscurapolipropidáctica, se colapsa en su propio agujero de gusano infradistanciaespacialmultidinámica al tres por dos en un chinchin.

    -¡Si, encontré el pasadizo al infraespacio, Débora!

    -Y yo encontré más comida de la que hubiera imaginado, ¡yupyyy!

    -Por eso te enfermas del estómago, ¡ya no comas, tenemos que viajar!

    -¿Al espacio interpolarizado, Rolando?

    -No, al tiempo ultrapasteurizado del Anacahualópolis antigua, a develar el misterio de los dioses. ¡Vámonos, Débora!

    La puerta dimensional se abre, devorando a Rolando…

    -¡Débora! ¡Me devoraaaaaaaaaaaan!

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.