promotion image of download ymail app
Promoted

¿Cuando usarías la expresión "hasta el miedo tiene miedo"... primera parte...?

El hambre y la furia que insaciables se hacen presentes en ese hombre, crecen conforme pasan las horas y en el cielo la luna se ilumina de muerte. El aire lleva impregnado ese intenso aroma a temor emanado de esa pequeña población a sus pies. Las casas de añeja madera se levantan como criptas corruptas despidiendo un negruzco fulgor, como vaho de ultratumba.

La luna se levanta nítida en el firmamento y es momento de la transformación. Los huesos crujen y la cara se deforma mientras de la piel surgen gruesos goterones de sangre, los huesos y la piel se estiran como si ese hombre se fuera a partir en dos, hasta alcanzar tres veces su tamaño. Surge un parduzco pelaje y los dedos se vuelven afiladas cuchillas, mientras que la cabeza es la de un lobo, de colmillos acerados, con ojos llenos de una ira y una sed infinitas. Es hora de la masacre.

Se dirige raudo al centro del pueblo, pues ha olido a sus presas. Las antorchas descubren a los habitantes congregados en un círculo, como ovejas en matadero. El festín comienza y el hombre lobo desmiembra a cada persona usando sus garras. Las entrañas humeantes cubren la plaza, mientras que a partir de un charco, la sangre forma un arroyuelo carmín que desciende por la empedrada calle. En vez de sentir satisfacción, el licántropo mira los cuerpos mutilados y no atina a devorar a sus víctimas: fue demasiado fácil diezmar a todos.

Es cuando siente esa presencia y voltea: un nombre alto y enjunto, que usa una especie de gabardina lo mira

Actualización:

desde el centro de la calle, mientras que la sangre moja sus pies.

A velocidad del rayo, el hombre lobo se dirige a ese hombre, presto a destrozarlo, pero sucede algo inverosímil: el hombre ha esquivado su ataque, como si su velocidad no significara nada.

El hombre lobo hace una serie de ataques con sus garras, pero no alcanzan siquiera a rasguñar a ese hombre, y entonces, en licántropo decide abalanzarse sobre su rival, el cual se hace a un lado y le propina un formidable golpe, que lo hace

Actualización 2:

dar de hocico en las piedras de la calle, dando volteretas hasta estrellarse en la pared de roca sólida de una construcción que parece la dependencia de gobierno de esa localidad.

La furia acomete al lobo, y aumenta al ver la sardónica sonrisa de ese extraño, que ahora se encuentra frente a él. El lobo lanza su garra izquierda a gran velocidad al centro del pecho del extraño, y consigue hundirla como si fuera un estoque; aúlla triunfal, creyendo que por fin a derrotado a su enemigo. Pero

Actualización 3:

entonces, cuando oye ese ruido disonante que pretende ser una risa surgiendo de una boca con mandíbula de quelicéridos lo comprende; todo ha sido una emboscada.

El lobo trata de retirar su garra pero está trabada, y pronto comienza a sentir un dolor intenso. Forcejea para zafarse y lo consigue, pero en el lugar donde estaba su garra sólo queda un muñon que chorrea un liquido azul y viscoso. Llegó el momento de huir.

Pero el lobo apenas se aleja a toda velocidad, cuando siente que los ligamentos

Actualización 4:

de sus piernas son rotos. Cae al suelo y observa que en el extraño cuelgan unas aserradas cuchillas, como las de la mantis religiosa. El extraño lanza veneno de su boca y el hombre lobo siente que su ira aumenta de forma exponencial: la destransformación ya no sucederá

El extraño despliega su gabardina, para revelar que es un camuflaje hecho de sus alas. De su espalda surge su progiene, que se abalanza al licántropo y lo comienza a devorar, dejando sólo la cabeza. Mientras tanto, una extraña

Actualización 5:

especie de parásitos surgen de las cabezas de los habitantes de la comunidad, y reptan hacía el extraño. La noche casi llega a su fin y los herederos de lo maldito se reúnen nuevamente. El extraño abre la cabeza aún viva del licántropo y devora su interior, dejando sólo la cáscara del cráneo.

Las noticias hablan de un rito satánico, pero nadie sabe en realidad que pasó en ese sitio tan apartado de todo...

Gracias por sus comentarios, y por su grata compañía, Sagitario...

1 respuesta

Calificación
  • hace 6 años
    Respuesta preferida

    Yo sé que podés narrarlo mucho mejor; pero lo que me gusta es esa vertiginosidad que le imprimís, que pareciera más que leído, contado por alguien que lo vió y aún está excitado. Como cuando relatan una pelea callejera, cinematográficamente ambientada, con dos rivales de ciencia ficción.

    Un relato oral dentro de un relato escrito.

    No sé si será un narrador omnisciente. Pareciera espectador privilegiado y nos deja en suspenso con lo que se supone que ocurrió, según las noticias.

    Casi que no respira quien cuenta!

    Lo que sí, me hice la película -si bien me recordó a muy malas del género, con actores desconocidos y mucha sangre por dos pesos; no lo digo por tu trabajo en sí, sino el tema- y no me atrae mucho, personalmente; pero ahorita mismo diría la frase!

    O sea que, me generó una cosita rara, un clima de miedo, pese a que por momentos parece parodia con lugares comunes. Sé que no te ofendés por eso digo mi impresión con libertad (es mi impresión, nada más, ni siquiera estoy segura)

    Y eso que puedo tratar el tema muerte y demás sin que me afecte -aunque leí que el ingenuo relato de amor del vampiro y la chica a algunos les dio como terror...

    Estoy a favor de que se invente, se juegue, se cree y recree, se imagine, se intente todo lo que sea con las palabras, en toda clase de formas ¡qué menos!

    Espero a ver cómo te las ingeniás para seguirla!

    Cariños

    patricia

    • Commenter avatarInicia sesión para responder preguntas
¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.