Anónimo
Anónimo preguntado en MascotasPerros · hace 7 años

¿como enseno a mi perro que no muerda el cable del telefono?

3 respuestas

Calificación
  • Anónimo
    hace 7 años
    Respuesta preferida

    El perro puede morder tus cosas por diversos motivos: se siente ansioso porque pasa demasiado tiempo solo, está aburrido por falta de actividad o por soledad, tiene demasiada energía acumulada y es muy hiperactivo o en casos más puntuales presenta dolor y molestias en las encías. Cada caso requiere de una solución diferente

    Durante los primeros 6 meses de vida de tu perro es muy normal que el animal muerda las cosas, no porque es un cachorro si no porque al igual que los bebés humanos siente molestias en sus encías. En ese caso deberás comprar juguetes especiales para aliviarlo asegurándote de que sean los adecuados para su tamaño, aquellos con sonido suelen gustarles mucho

    En esta etapa es muy importante que le des los juguetes y que el animal asocie que esa es la forma de obtener alivio y divertirse. Jamás le des un zapato viejo o un objeto tuyo pues el perro no puede diferenciar entre objeto viejo y nuevo y pensará siempre que tus cosas son para morder y divertirse

    Como en todo proceso de entrenamiento es importante vigilar al animal y si lo pillamos mordiendo por ejemplo un cable en vez de su juguete debemos decirle de forma firme No, un simple no. Apartarlo de lugar y darle el juguete, con el tiempo y la constancia asociará que para morder está el juguete y no otra cosa

    Si el cachorro pasa tiempo solo en casa es muy probable e incluso normal que se dedique a explorar y mordisquear: paciencia, la violencia física o exasperarte no sirve de nada. Lo mejor es que antes de dejarlo todo el día solo le des un buen paseo en el que pueda correr mucho y quemar energías para disminuir la ansiedad y regresar cansado a casa

    Si se trata de un perro mayor del año que ha comenzado repentinamente a morder las cosas es muy posible que el animal no esté ejercitándose lo suficiente y que por ello se sienta aburrido. Las mascotas necesitan ejercicio sobre todo los perros grandes, 5 minutos no bastan, debes permitirle al menos 30 minutos de distracción diaria

    En ese tiempo deben jugar juntos, correr, buscar y atrapar los objetos. Si te gusta correr y ejercitarte al aire libre lleva a tu perro contigo así matarás dos pájaros de un tiro y compartirán juntos. Igualmente no olvides que el animal debe tener sus juguetes para cuando pase tiempo solo en casa

    Si a pesar de los largos paseos, la quema de energía, la atención y los muchos juguetes tu animal sigue mordiendo tus cosas (en especial si es adulto) conviene que lo lleves al veterinario, tal vez tu perro esté pasando por una etapa de nerviosismo y ansiedad, recuerda que las mascotas son más parecidas a nosotros de lo que imaginamos

    Es importante ser paciente, constante en el entrenamiento pero además entender que las mascotas necesitan y merecen ejercitarse y disfrutar al aire libre por su salud y bienestar, por eso es importante darles tiempo para ello, así conseguirás que tus cosas y tu hogar no sea el blanco de su aburrimiento y energía acumulada

  • hace 7 años

    Aprendamos a comunicarnos con nuestro perro.

    Desde el principio es muy importante aprender a comunicarnos con nuestro perro, si no aprendemos a comunicarnos con él, difícilmente podrá saber los que esperamos o queremos que haga.

    Es importante crear un lenguaje común y sencillo para todos, porque como es normal nuestro amigo vivirá con nuestra familia y si su amo le dice: ¡quieto! , la señora le dice: ¡espera!, el hijo le dice: ¡detente! el pobre animal no podrá entendernos nunca y no sabrá qué hacer.

    Además de utilizar un lenguaje común, es muy importante la comunicación no verbal, porque no nos expresamos sólo con palabras, sino también con el tono de la voz o con gestos que para el perro valen mucho más que las palabras.

    Debemos tener en cuenta lo siguiente:

    · La voz grave significa autoridad. (Este es el tono de voz al que mejor obedece)

    · La voz aguda excita al cachorro y lo pone nervioso.

    · La voz insegura le impulsa a desobedecer.

    · La caricia sobre la cabeza, expresa autoridad.

    · La caricia en el cuello es una caricia de amor.

    · La caricia a lo largo del cuello significa un cumplido del maestro al alumno.

    · La caricia en el lomo significa aliento.

    · La caricia en la panza equivale a mecer a un bebé que llora. De esta manera se tranquiliza al cachorro.

    · Enseñar las órdenes básicas a nuestro amigo.

    Las órdenes deben ser breves y concisas, pronunciándolas con un todo de voz justo y equilibrado.

    Al dar las órdenes no hay que olvidar nunca que nos encontramos ante un ser sensible y con carácter propio. Si nuestro amigo es demasiado joven, con su carácter formándose, posiblemente no comprenderá muy bien lo que esperamos de él, ya que estará demasiado atraído por el juego y la exploración del mundo que le rodea.

    En el caso de que no obtengamos la obediencia del perro, nos debemos esforzar por entender los motivos de su desobediencia, tratando de identificarnos con él. Cuando un perro se niega a seguir una orden, siempre existe una razón; puede tratarse un ruido al que no está acostumbrado, una presencia extraña y que le tenga preocupado, etc. hay que detectar el problema y seguramente será más fácil.

    Debemos poner constancia, ya que él también aprenderá a conocernos mejor, a estimarnos y a respetarnos. Es importante no desalentarse al primer fracaso, ya que se trata de algo muy normal y hay que considerarlo como una experiencia infructuosa en el camino del éxito. Esta constancia se debe encauzar al perro, haciendo un poco de ejercicio de adiestramiento todos los días, pero por tiempo breve. No hay que dejar que el perro se aburra, cinco o diez minutos diarios serán suficientes, pero todos los días no. No hay que darle "vacaciones" porque nos parezca que ha trabajado durante la semana, el adiestramiento debe ser como un juego entre dos amigos y un placer del perro para comunicarse con su amo.

    Adiestrar al perro significa también protegerlo. Evitar que ataque, que robe, que se escape, equivale también a que sea aceptado en el medio en que vive.

    · LAS ÓRDENES BÁSICAS

    Antes de analizar los diversos ejercicios, hay que decir que no hay que pasar de un ejercicio al siguiente hasta haber obtenido un resultado perfecto.

    No hay que terminar nunca una sesión de adiestramiento con un ejercicio fallido, por lo tanto, es mejor terminar con un ejercicio fácil.

    No se debe prolongar demasiado el tiempo de la sesión porque no hay que cansar ni fastidiar a nuestro amigo.

    Hay que ser equilibrados y siempre con buenas formas, severos, pero justos en los tratos con nuestro perro, alabándolo o reprendiéndolo cuando sea necesario.

    · Descripción de las órdenes básicas (Junto-Sentado-Ven y Suelo)

    · 'Junto': Caminado con el perro con correa, hay que obligarlo a ir por la izquierda y de manera que su cabeza quede a la altura de nuestra rodilla. El perro no debe tirar hacia delante ni tampoco quedar atrás.

    Hay que caminar por trechos cortos, y cada vez que el perro no vaya en la posición justa, se repetirá con voz firme "Junto", asociando su nombre con la orden y dando un tirón enérgico y repentino de la correa. Hay que enseñarlo también poco a poco a las variaciones de velocidad. El perro debe seguirnos a nosotros, y no al revés.

    · 'Sentado': Una vez obtenido un buen resultado en el primer ejercicio, se puede pasar a la ejecución de la orden de "sentado". El perro a la orden debe sentarse y permanecer así hasta que le llamemos.

    La voz tiene un papel importante: Haremos sentar a nuestro perro, poniéndole una mano delante del hocico mientras que, con la otra mano, ejercemos presión sobre el final de la espalda, hasta que esté correctamente sentado. Durante el ejercicio repetiremos, con un tono de voz claro, la palabra 'sentado' o 'sienta'. Si el perro se levanta, se repetirá la presión de la mano al mismo tiempo que la orden; el perro tiene que aprender a levantarse sólo cuando nosotros queramos.

    Cuando veamos que nuestro amigo ha comprendido lo que esperamos de él, nos pondremos frente al perro, dejaremos la correa y nos alejaremos lentamente, repitiendo ahora la palabra 'quieto'.

    Se repetirá este ejercicio durante 10 minutos por día, haciendo que cada día permanezca mas tiempo sentado; también debe aumentarse progresivamente la distancia, pero no excesivamente, para no crear tensiones inútiles para nosotros y para el perro.

    Este ejercicio es muy importante ya que nos puede permitir salir de compras con el perro, haciéndolo esperar en la puerta del supermercado, además es el primer paso para un adiestramiento más complejo.

    · 'Ven': Esta orden siempre debe ejecutarse con entusiasmo. Un ayudante llevará al perro con la correa a unos 20 ó 30 metros lejos de nosotros y luego lo llamaremos con entusiasmo; el perro, ahora suelto, deberá correr hacia nosotros. Si no lo hace, no iremos hacia él, sino que nos alejaremos llamándolo; cuando nos alcance lo alabaremos, incluso dándole alguna recompensa alimenticia para que venga con paso siempre más decidido y rápido hacia nosotros.

    Cuando el ejercicio sea ejecutado de manera correcta, podremos hacerle asumir primero la posición de 'quieto' y 'sentado', y luego, alejándonos, hacerle obedecer la orden de 'ven'.

    · 'Suelo': Este es un ejercicio de sumisión que sirve para hacer comprender al perro que los jefes somos nosotros. Es el ejercicio final del adiestramiento de base y no debe ser ejercitado con los cachorros demasiado pequeños.

    Con la mano libre de la correa, se ejercerá una presión al final de la espalda, mientras que con la mano para tener la correa, tiraremos hacia abajo de los miembros anteriores, de modo que las patas cedan.

    Como en el ejercicio anterior, hay que hacer que conserve la posición por espacios de tiempos progresivamente más largos y alejándose poco a poco, repitiendo con un timbre de voz tanto más elevado cuanto mayor sea la distancia, la orden de 'quieto' o 'descanso'. También este ejercicio se repite continuamente durante 10 minutos al día hasta estar seguros de que el perro lo ha aprendido.

    Estas son la órdenes básicas y elementales que todos lo perros deberían de aprender desde cachorros y sólo así tendríamos la satisfacción de decir: 'Mi perro está bien educado'

  • Anónimo
    hace 7 años

    regañalo

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.