Viajero preguntado en Arte y humanidadesFilosofía · hace 8 años

¿que crees que haga tu otro yo en el paralelo,as pensado eso en ese momento en que ambos se miran en el espejo?

sera todo lo contrario a ti¿ como crees que sea su vida¿ por que por un tiempo son fisicamente iguales¿ que sientes cuando ambos se conectan en el espacio tiempo, cuando lo miras a los ojos queeee¿

1 respuesta

Calificación
  • Jairo
    Lv 5
    hace 8 años
    Respuesta preferida

    VIAJERO: ¡INVESTIGUÉMOSLO! ¡UNA COSA ES: VER FÍSICAMENTE, Y OTRA MUY DIFERENTE: OBSERVAR PSICOLÓGICAMENTE ! Cuando te miras al espejo, ¿realmente eres tu quien te miras en el espejo? ¡NO!, o ¿al reflejo de la luz que alumbra tu rostro?, ¡NO!, o al reflejo de tu propio rostro? ¡SI! ¿Y a quién más? Cuando nos miramos en un espejo: 1° no vemos al espejo, vemos en este “el reflejo de la luz que cae sobre nuestro rostro”. 2° naturalmente, “no somos ni este reflejo, ni tampoco el rostro reflejado”. ¿Quién es el que me mira desde el espejo? ¿Yo? , o quien está dentro de mí, detrás de mi rostro? En realidad soy la vida que palpita y se oculta dentro de la piel; somos el alma que anima ese rostro y se asoma por esos ojos, para contemplar mi forma material –cuerpo-; para observar el vehículo material en el que viajamos temporalmente –hasta el día en que lo abandonemos desencarnando-. Síntesis: miramos el espejo cuando lo compramos para evaluar su valor material –precio-, pero cuando me observo en él mi alma se pregunta: ¿Quién soy? ¿El rostro de esa persona o el espíritu de la persona que veo? ¿Soy ese cuerpo o soy el espíritu que habita ese cuerpo? ¿A quién observo? ¿Quién me ve? ¿Observo mi cuerpo por medio de los ojos físicos? ¿Puedo llegar a verme sin ojos materiales? ¿Qué debo hacer para saber quién y cómo soy, realmente? Porque, aunque los ojos de mi cuerpo quieren verme no pueden, pero yo como alma que soy, sí puedo preguntarme acerca de si soy la ilusoria apariencia externa de mi cuerpo, o si soy la mente que lo habita. Mis sentidos físicos son las ventanas por donde me asomo, para relacionarme correctamente con el mundo externo –material-. Mi cuerpo oye pero yo escucho; mi sentido huele, pero el alma olfatea; mi materia corporal gusta, pero el espíritu degusta; mi cuerpo físico siente, pero yo me extasío y embriago de sensaciones. Una cosa es ver y otra muy diferente observar. El ojo ve, pero la mente es la que observa. Cuando aprendemos a establecer esta diferencia, separándonos de nuestro ego, dividiéndonos psicológicamente en dos: observador –la conciencia- y observado –mi cuerpo-, podemos decir que hemos comenzado a despertar espiritualmente, reconociendo que somos el espíritu que mueve y da vida a ese cuerpo físico, a ese vehículo material del alma, que observo mientras veo su reflejo en el espejo. Oremos.

    Fuente(s): w. GNOSIS .com
¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.