Anónimo
Anónimo preguntado en Salud y bellezaDieta y Ponerse en Forma · hace 8 años

¿como dejo de comer uñas?

desde pequeño me las como impulsiva mente como dejo de comérmelas ayuda porfavor.

7 respuestas

Calificación
  • hace 8 años
    Respuesta preferida

    Holaa, ¿ tu como quieres tener las uñas? asi: http://img.trendenciasbelleza.com/2011/01/unas-mor...

    o asi : http://www.sobretodosalud.com/saludimages/2012/05/...

    Se fuerte e intenta de dejar de mordertelas tu sola, pero si no puedes dejar de mordertelas qui van algunos trucos:

    *Hechate sobre las uñas un poco de ajo restregado y asi cuando te las vayas a morder tengas ese sabor malo.

    *comienza un dia por arreglartelas, dales forma, limalas, aun y que esten pekeñas, coloca esmaltes transparentes, o de color tmb porque no?...

    Esto hazlo cada vez que sientas el impulso por morderlas, te relajara, distraera tu atencion y la ansiedad por morderlas y veras que con el paso de los dias, iras viendo como van creciendo, y con el tiempo que les dedicas a cuidarlas te dara pena morderlas de nuevo. Se te ira haciendo un habito por cuidarlas y verlas crecer dia a dia te impulsara a cuidarlas aun mas.

    *Busca alguna actividad que te permita reemplazar el morder las uñas

    *Coloca recordatorios en tus manos.

    Suerte y espero que te sirva para no tener esa horrible mania!!:)

  • Anónimo
    hace 8 años

    me pasaba lo mismo pero yo me ponía a jugar , pensar en otras cosa, ver tele o me concentraba en otras importancias y seme quitaba la costumbre supongo es simplemente un mal abito aque no hay medicina y muchas personas pasan por eso . si no dejas de pensar en eso ponte cinta adesiva en los dedos y sera el cuerpo se acostumbrara a no aserlo normal mente pas por nervios angustia o como ya dije un mal abito

  • Anónimo
    hace 8 años

    Yo me comía las uñas, pero dejé de hacerlo porque ahora todas las chicas se las pintan y yo no podía hacer eso hasta que me propuse a dejar de hacerlo y para eso me puse excrementos en los dedos toda una tarde, puede que parezca asqueroso pero vale la pena. Y cuando te lleves las manos a la boca piensa: "Quiero dejar de comerme las uñas y, ¿sigo haciéndolo?" "Mis dedos estuvieron llenos de excrementos y aún así me las voy a comer?". Espero que te sirva y tú eres el único que se puede controlar y tal vez lo logres sin ponerte excrementos en los dedos, suerte.

  • Anónimo
    hace 8 años

    te aconsejo comprarte un esmalte transparente o un endurecedor de uñas y aplicártelo varias veces al dia para que tus uñas queden muy duras tanto que si te las llegas a comer no te las puedas cortar despues lo dejas de hacer inconscientemente yo hice eso (: funciona

  • ¿Qué te parecieron las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar por la respuesta.
  • hace 8 años

    Son síntomas de ansiedad:

    Técnicas para bajar el nivel general de ansiedad

    1.1. Ejercicio

    El ejercicio adecuado nos ayuda a una tonificación muscular, evitando tanto la rigidez como el exceso de activación del sistema nervioso, propiciando un sano cansancio que favorece el sueño reparador y calma el exceso de cavilaciones y rumiaciones.

    Si nuestro estado físico es lamentable (tenemos síntomas como mareos, vértigos, nauseas) y no podemos tolerar un ejercicio intenso, se puede optar por repartirlo en fragmentos pequeños a lo largo de día y partir de un ritmo muy suave hasta ganar un bienestar suficiente para abordar esfuerzos de mayor enjundia.

    Es preferible practicar un deporte lúdico que nos guste o hayamos disfrutado de él en el pasado, ya que de paso nos proporcionará mayor satisfacción que la gimnasia fría y pesada.

    1.2. Hábitos de sueño y alimentación

    El sobreesfuerzo que entraña una vida desordenada tiene un peso por sí mismo como factor estresante en el resultado global de una ansiedad excesiva.

    No pocas personas se han acostumbrado a una alimentación caótica y unos horarios de sueño demasiado ajustados o irregulares, lo que mientras sus fuerzas lo permitan parecieran a primera vista no tener consecuencias negativas (por cierto, es el mismo argumento que lleva a empezar a fumar, porque parece, en los primeros años, que el hábito no presenta ningún daño o molestia de las que se quejan los fumadores veteranos).

    Regular el sueño, de forma que sea suficiente y que el cuerpo encuentre un alivio en poder se adaptar a una rutina sistemática, puede ayudar a disminuir la tensión.

    Una alimentación variada y no muy pesada favorece el control de muchos síntomas gástricos que se favorecen en estado de ansiedad (diarreas, estreñimiento, gases, molestias estomacales, etc.). Muchas personas detectan su grado de angustia por las sensaciones que les produce en el estómago, otras por las sensaciones de mareo por la mañana: a unas y otras no les conviene complicarse con una alimentación inadecuada.

    Un grado elevado de ansiedad influye que el momento de conciliar el sueño sea más dificultoso porque aparecen en la mente ráfagas de pensamientos que nos desvelan o bien nos dedicamos, en el momento que nos tocaría descansar, a cansarnos con pesados exámenes de conciencia y arduos preparativos para el día siguiente. El resultado es que robamos tiempo al sueño porque nuestro estado es demasiado frágil como para soportar estas provocaciones.

    Sería aconsejable que mientras no podamos recuperarla capacidad de dormirnos rápido nos ayudemos a nosotros mismos eligiendo un momento distinto para las reflexiones y la planificación del día la dejemos para la mañana siguiente. A cambio nos relajaremos pensando cosas agradables o leyendo un artículo de esos que inducen a dormirse. Si estamos más de 15' removiéndonos entre las sábanas sin poder dormir, en vez de hacernos mala sangre, es preferible levantarse y seguir leyendo el pesado artículo o viendo un programa aburrido de televisión hasta que notemos que los párpados nos pesan y entonces volvamos a la cama.

    La persona ansiosa puede torturarse con facilidad por el hecho de que si le cuesta dormirse tendrá dificultades para estar despejada al día siguiente y se atormenta ante la idea de que se aproxima la hora del despertar. Es mejor en esta circunstancia considerar que si uno tiene que dormir unas pocas horas es mejor aceptarlo que no por culpa de empeñarse, protestar o quejarse dormir todavía menos. Ni su estado el día siguiente será tan lamentable ni cabe pensar -a no ser que se obsesione con que el proceso se repita fatídicamente- que en los días posteriores su propio organismo luchará por recuperarse.

    La misma anticipación o temor de que igual no podemos dormir bien puede causar que durmamos mal (del mismo modo que el temor a que nos asalte un navajero en un callejón oscuro produce que no paseemos tranquilos por ese lugar). Hay que recordar dormirse es algo pasivo, no algo que hagamos poniendo mucho esfuerzo de voluntad y que provoquemos con el látigo de la frase "¡tengo que dormir!'', por consiguiente el método para conseguir que venga el sueño, sin que se asuste viendo el panorama de cómo lo esperamos, es no hacer nada, ni siquiera pensar en ello, simplemente viviendo bien el día (para que el desasosiego no nos pida consuelos de última hora), y acabar bien la noche con actividades neutras (ni demasiado emocionantes ni demasiado desagradables).

    1.3. Desaceleración

    Ante una situación de estrés se impone una cierta rebaja de nuestras aspiraciones. No podemos forzar la marcha para que quepan más cosas en el mismo periodo de tiempo, y hay que seleccionar con criterios de relevancia, intentando delegar o aplazar el resto.

  • Muak
    Lv 5
    hace 8 años

    ponte cosas k no te gusten en ellas o pintatelas xD

  • hace 8 años

    ponte limon o algo cuyo sabor odies.

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.