¿Te movilizan las fiestas decembrinas?

Uno no se va del todo de los lugares que quiere, personalmente los leo todos los días, no faltará quien diga "Esta ya se despidió, por qué vuelve", la respuesta es sencilla, espero que en este último mes del año reflexionen, que la paz sea la reina de cada uno de sus actos, no voy a dejar otra sugerencia,... mostrar más Uno no se va del todo de los lugares que quiere, personalmente los leo todos los días, no faltará quien diga "Esta ya se despidió, por qué vuelve", la respuesta es sencilla, espero que en este último mes del año reflexionen, que la paz sea la reina de cada uno de sus actos, no voy a dejar otra sugerencia, quería con este juego desearles buenas fiestas a todos, a todos los que me ayudaron a crecer con halagos o con críticas con buena onda, no hago diferencias al desearles felicidades a todos.
Mi deseo es simple y sencillo quiera Dios o quien sea que el espacio de las letras sea un lugar de luz para todos.
Hasta pronto.

NOCHE DE BALLET

Las luces del alba resplandecían en el horizonte, tranquilo el Sol comenzaba su ejercicio diario, lentamente emergía de las profundidades del océano.
Los objetos dejaban las sombras de la corta noche sureña para adquirir la forma que todos conocemos.
Las flores comenzaban a erguirse luego de un corto sueño, despiertas pedían el auxilio de la brisa para quitar de cada pétalo las gotas de rocío transparente.
Abrir las ventanas a esa hora era sumergirse en un mundo de exquisitas fragancias..
Aromas diversos sacaban de su letargo a los pájaros, aún con algo de sueño obsequiaban los primeros trinos melodiosos.
Halos dorados y misteriosos me transportarían a épocas pasadas.
No necesitaría equipaje aún cuando el viaje no tuviera límites de tiempo, tiempo que no se podía medir por la ausencia de relojes.
Llegué a un palacio, antes de ingresar observé el paisaje, se parecía mucho al que había dejado.
Cadenas montañosas lo rodeaban sutilmente.
Jardines majestuosos presididos por un árbol de Navidad, adornado con moños y tarjetas.
Al pie del mismo descansaba una niña.
Marie me contó que había ensayado durante varios días con el objetivo que la función de ballet fuera un éxito.
La ayudé a quitar del vaporoso vestido algunas espinillas verdes que se habían desprendido del majestuoso árbol.
Parecía un hada, bella, frágil, enseguida entendí el idioma que utilizaba para comunicarnos.
En un instante tomadas de la mano atravesamos el inmenso parque.
Entramos a la propiedad sin hacer ruido, en puntas de pie subimos las escaleras que llevaban al cuarto destinado a guardar los trajes que se utilizarían en la gala.
Todos me gustaban, me vestí de arlequín el atuendo con rombos rojos y verdes era ideal para la fecha que se aproximaba, completaba el atuendo un par de zapatos de taco bajo de color negro con punta lustrada, un sombrero blanco sería el detalle donde escondería mi cabellera.
El espejo me devolvió una imagen agradable.
Tules y rasos bordados estaban presentes en los vestidos de las colombinas.
Marie disfrutaba al verme probar variedad de trajes.
Finalmente le dije a Marie que era la dueña de la noche, me conformaba con ver el ballet desde una ubicación privilegiada.
En escena aparecieron el presidente y su esposa, la vestimenta lujosa atraía a los concurrentes, el paso fue antecedido por una guardia de soldados vestidos de rojo.
Detrás de ellos pajes y doncellas.
Una fotografía no podría haber retratado tanta magnificencia.
Los acordes del Cascanueces de Tchaikovsky agregaron magia a evento.
Al finalizar los pétalos de coloridas flores inundaban el escenario.
La velada había sido exitosa.
Mis propios aplausos me trajeron de regreso, jamás olvidaré esa noche plagada de ternura.
Sin saberlo había asistido al estreno en San Petesburgo del ballet más conocido en la historia del arte.

http://www.youtube.com/watch?v=-cT9Z9Id8...

18 respuestas 18