¿"El psicoanálisis es una practica de la charlatanería",,,?

Esta frase pertenece a J. Lacan, quien bien podría ser signado como el más grande revolucionador de la obra de Freud y de todo concepto otro que se precie saber, sobre lo que significan la llamadas "curas terapéuticas" sobre las también llamadas "enfermedades mentales".

En relación a una pregunta que conteste ayer, del forista Lord de Flame, con un texto que en mi concepto apunta a esta cuestión, de si el psicoanalisis es o no es una practica de la charlatanería,http://ar.answers.yahoo.com/question/index;_ylc=X3... les dejo este brillante texto de la psicoanalista Claudia Lujan, estableciendo una analogía entre un analista, su lugar y su praxis, con la obra de ficción, la película multi galardonada de reciente aparición "El discurso del Rey".

http://www.efla.com.ar/lacano-pdf/lujan.pdf

En tu opinión:

¿Que significaría decir, en el sentido que vos quieras darle, que el psicoanálisis como artificio terapéutico, es una práctica de la charlatanería,,,?

Esta pregunta también va orientada hacia todos aquellos que me consultan, en lo privado, sobre sus propio malestares y sufrimientos cotidianos, acerca de la eficacia del psicoanálisis, en este tiempo en que la Ciencia ofrece sus "certezas terapeutomedicamentosas", para tratar el pádecimiento humano.

Gracias por tu respuesta cualquiera que sea y orientada en el sentido que vos quieras. Un abrazo,,Orlando,,,

Actualización:

Bien mi amigo loquero veamos que puedo aportar a su locuaz discurso de esta noche.En primer lugar, nobleza obliga, agradecerle la molestia que se ha tomado en responder in extensus a mi pregunta de este día. Cual es el problema que le encuentro a su texto,con todo respeto lo digo, pues bien es que usted como muchos insisten en querer otorgarle al psicoanálsis un status científico. Freud un poco lo pretendió, sin embargo Lacan decididamente, lo ha dicho en su último seminario (XXV) que el psicoanalisis no es una ciencia pues es irrefutable, y esto conspira con la exigencias de Popper para otorgar tal calificación de cientifico a un discurso.

Actualización 2:

¿Entonces qué...,?. Bueno, algunos dan en calificar al discurso analítico como dentro de las llamadas ciencias conjeturales, cuestión que no me parece mal.En lo que a mi respecta yo diría más bien que coincido, en denominar así al discurso analítico, pero su praxis, es decir su clínica, la clínica lacaniana, es en mi concepto un arte, y un concepto de arte-sanía, en el decir antiguo del concepto.De modo que un analista es para mí un artesano, es decir alguien que elabora un saber hacer con la angustia, con el malestar y con las formas de fuga de su analizante, en tanto querer saber de su sufrimiento.Todo esto bajo lo que llamamos "La transferencia analítica", de modo que también debe poder saber hacer con la transferencia y con las paradojas que implica.

Actualización 3:

Un psicoanalista por lo menos debiera poder saber esto sobre su paciente-analizante, que en realidad él va a analizarse para poder seguir escapandose de sí mismo, cuestión que es bastante usual en el sujeto social y con no pocas consecuencias para su diario vivir. En tanto Lacan define al psicoanálisis como "una terapia que no es como las otras" y al Inconsciente como "Lo no sabido de un saber", uno se atrevería a decir que un sujeto demanda análisis para enterarse de aquello de lo que nada quiere saber. Vaya paradoja.De manera que tenemos un sujeto de entrada al análisis, este que quiere ser etiquetado como padeciente ignorante, sin enterarse, y uno de salida, que en realidad, él mismo se ha enterado de lo que siempre supo pero nunca asumió. Esto hace una diferencia y la diferencia la hace la presencia del analista.

Actualización 4:

La clínica psicoanalítica a la que me refiero, es decir la clínica lacaniana, es entonces una artesanía y como toda artesanía considera al objeto de su saber, en el caso por caso.Es decir cada psicoanálsis es único y sus consecuencias mejores o peores. Mucho depende del hacer del analisita y de la voluntad del paciente-analizante para someterse a ciertas reglas muy simples y a poder entregarse al saber hacer de su analista, el cual ni hace promesas ni enseña ex-catedra, y proseguir hablando y procurando desarrollar un proceso que solamente él podrá evaluar, al cabo, si le ha sido o no útil. Yo como sujeto que atravesé mi propio análisis he juzgado hasta hoy que en mi caso mi psicoanálisis me transformó de tal manera que no me reconózco ya en aquél que un día demandó análisis en un tiempo de más de 15 años.Pudiendo decir-se muchisimo más y mejor, lo dejo aquí. Un saludo para usted señor Loquero y para todos los que aquí con su razones han respondido.. Orlando,,,

Actualización 5:

Agregado 26/11. Agradézco el debate en este nivel de respeto y cruce de conceptos.Creo qué, para los que me conocen, podría quedar claro a estas alturas, que yo no vengo aquí a decir que el psicoanálisis sea ninguna panacea. Yo creo que el discurso lacaniano es novedoso y apasionante desde el punto de vista de una concepción inédita sobre lo que el sujeto del inconsciente es, y además funda un discurso de lazo inédito cuyo matema está expresado en mi propio perfil, debajo o al lado de mi nick.@----$ (Piso de arriba:el objeto @ en el lugar del agente en relación con el $ sujeto barrado en el lugar del otro. S2---S1

(Piso de abajo: el saber del inconsciente,S2, en el lugar de la verdad y el significante amo, S1, en el lugar de la producción). Todo depende del caso por caso en la clínica, de modo que hay un factor aleatorio y contingente que se desarrolla en cada sesión. NO hay promesas, un sujeto encuentra una mejor salida en su vida que sufrir su síntoma, si es capaz de entender-se y de

Actualización 6:

aplicar su energía vital de una manera otra de como entró en análisis.El analista lacaniano siempre es un otro que atravesó un análisis propio, es una condición sin equanon, es decir que el saber teórico no es lo más importante allí, como lo es en el caso del psiquiatra y del psicólogo.El analista lacaniano no es alguien que sabe, sino que sabe hacer con cada caso algo diferente, según sea su paciente-analizante, es decir que el deseo del analista es para el caso, el del logro de pura diferencia. NO normaliza a su paciente-analizante, más bien, como artesano que es, procura lograr que un caso inédito se produzca al final del análisis. Para eso hacen falta recursos de todo tipo, pecuniarios obviamente, tiempo, espacio, repeticiones, tecnica, nada menos, que un artesano, Mis respetos y saludos para todos hasta aquí.Aprehendo de todos y disfruto de vuestras diferencias y aportes.Orlando,,,

Actualización 7:

Les ofrezco esta otra frase de Lacan de su Seminario de 1964/65 "Problemas Cruciales del Psicoanálisis":

"Ser psicoanalista es una posición responsable, la más responsable de todas, ya que él es aquél a quien está confiada la operación de una conversión radical, la que introduce al sujeto en la dialéctica del deseo".

Un analista lacaniano es una especie de cirujano, opera con las palabras del sujeto para darle otras lecturas que las que el analizante cree únicas.Un cambio de lectura puede llegar a ser una cambio de la percepción del mundo propio y ajeno. Además produce "cortes" en el tiempo y transforma las palabras en una escucha que motoriza una escucha otra a su paciente-analizante. UN artesano del acto como palabra, gesto y silencio, que apunta al corazón del Ser-analizante para que advenga allí un sujeto.Gracias,,Orlando,,,

15 respuestas

Calificación
  • hace 8 años
    Mejor Respuesta

    Bueno, me parece oportuno destacar que el hecho de que la Teoría Psicoanálitica NO ES una teoría científica desde la concepción POSITIVISTA no es ninguna novedad, sin embargo también es bueno aclarar que para determinar el carácter científico de una Teoría, el positivismo NO ES el ÚNICO LUGAR donde uno puede pararse. Aunque este no es el tema de la pregunta, considero pertinente esta pequeña puntualización epistemológica.

    El lugar que para mí tiene la practica psicoanalítica es el de una "herramienta", cuya utilidad debe ser evaluada por cada uno.

    A algunos nos será útil y a otros no.

    Personalmente, entre otras, siempre tengo una duda muy presente a la hora de hablar de practica psicoanalítica, y es:

    ¿Hasta qué punto la ideología del psicoanalista permea sus interpretaciones?... , porque más allá de la técnica que aplique, el psicoanalista es un ser humano y no puede prescindir jamas de su propia subjetividad.

    Lo que me importa es hasta qué punto la ideología que permea las interpretaciones del psicoanalista puede incidir en la evolución del paciente y de qué manera, obviamente, teniendo en cuenta la asimetría de Poder que se produce en la relación psicoanalista-paciente dentro del consultorio.

    Me impresiona lo poderoso que debe sentirse un individuo que se considera capaz de producir una "conversión radical" vinculada a una PERSONA.!!.

    De todos modos, administrando estas y otras dudas, debo decir que en mi caso el psicoanálisis es una experiencia que, en general, ha resultado positiva. Saludos.

    *

  • Charlatanería según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, es locuacidad, misma que puede entenderse como cualidad de hablar mucho, así también, la charlatanería es la cualidad del charlatán. A su vez, la etimología de esta última palabra la encontramos en el italiano con ciarlatano que significa hablador, o aquél que habla mucho y sin sustancia. Hasta aquí es claro, si tomamos estrictamente a estas palabras nos encontramos con que su significado recae predominantemente en que es aquella práctica de hablar mucho y sin médula, sin la intención de llegar a verdades contundentes e irrefutables (por cierto que una de las cualidades para que un conocimiento sea científico, es la refutabilidad de la teoría).

    Por lo mismo, el psicoanálisis es una charlatanería, de hecho lo sabemos, comenzó siéndolo, es talking cure (cura de conversación).

    Para el psicoanálisis lo más importante es el habla, su regla fundamental es el método de la asociación libre, es decir, invitar al analizado a decir todo lo que se le ocurra sin seleccionar nada en específico, sin ejercer ningún juicio de valor acerca de sus ocurrencias, por disparatadas que éstas sean. Siendo así, ¿cómo podría llamársele de otra manera al psicoanálisis, si no es como charlatanería? Es una práctica que trabaja específicamente como se define a la charlatanería, con el hablar y hablar sin sentido, sin sustancia, para a partir de ese método poder encontrarnos con otro conocimiento, particular y único, subjetivo, propio del analizado y por lo mismo, nunca universal.

    Ninguna charlatanería carece de riesgos. Ya la palabra charlatanería implica algo, alguna consecuencia.

    Estas palabras dichas en un ambiente "artificial" preciso, con un encuadre, con la transferencia y el manejo del analista harán efectos visibles y dejarán ya de ser solamente meras palabras vacías cobrando así un sentido específico para ese sujeto en su historia de vida.

    El lenguaje es al psicoanálisis lo que la lengua al charlatán.

    Tirar de la lengua es hacer hablar que no es lo mismo que hablar por tan sólo tirar la lengua.

    Cariños!

    Moni.

    Fuente(s): Una charlatana.
  • hace 8 años

    Un charlatán es un embaucador, un vividor del fraude, un falsificador de la verdad y un seductor. Creo que un psicoanalista puede ser perfectamente eso, es decir, puede utilizar lo que sabe con una finalidad espúrea y dañina,pensando en su propio beneficio. Y es que hasta la medicina basada en medicamentos y aparatos puede ser utilizada, y se utiliza, para embaucar, como vemos bien con ciertas "terapias" basadas en la cirugía estética.

  • hace 8 años

    Primero que todo, quisiera comentar la pobre argumentación (muy locuaz, sí) del usuario «loquero». Él tenía objetivos muy amplios: plantear el concepto (o «uso») terapéutico [1] de psicoanálisis y el filosófico [2] (el segundo más pobremente desarrollado que el primero). Pero el que mucho abarca, suele pasar, poco aprieta...

    Sobre [1]

    1. En primera medida me parece entender que su argumento inicial es: la multiplicidad («relatividad») de posturas psicoanalíticas demuestran que ninguna es verdadera. Esto es análogo a afirmar que la multiplicidad de ciencias (o, por qué no, posiciones dentro de un mismo campo) demuestra que ninguna es verdadera. Y la analogía no tiene que ver con que el psicoanálisis y las ciencias sean ciencias, sino con que la multiplicidad de posturas no es en absoluto ninguna condición de verdad. Por otra parte, mucho menos lo es el consenso que aparentemente rompería esa multiplicidad. La suma de creencias, la suma de acuerdos, no son condiciones de verdad por sí mismas. Refuerzo psicológico, tal vez, pero no científico. Él parece creer ingénuamente que el consenso es dado por la verificación científica, quitando todos los aspectos sociológicos, económicos y políticos de las instituciones científicas. Olvida que NO todos tienen la posibilidad de verificar empíricamente X, así que su forma de explicar la legitimidad del consenso es... ingenua y muy incompleta.

    2. Sin tomar una postura personal (es decir, sin involucrarme en un discurso de corte, digamos, antipositivista) me parece que en la sociología no existen los «hechos controlados». Muy por el contrario, el estudio de las dinámicas sociales, del devenir social, de las relaciones sociales, está sujeto a variables en donde prima el indeterminismo. No se ajusta a un modelo clásico de «acción-reacción», de experimento científico como «control de hechos» (la complejidad de las relaciones humanas en donde existe un valor simbólico, no puede ser comparada a la complejidad de las órbitas en un sistema planetario). El mismo sociólogo está inmiscuido en la telaraña social. Jamás puede estudiar a la sociedad, sin ya estar involucrado en ella. La existencia de «leyes» genuinamente sociales es discutible.

    2.1. Su ejemplo de «depresión» como un «fenómeno» «preciso y medido» también es malo. Me parece que, interpretando adecuadamente una definición «científica» de la depresión, la depresión apunta a un fenómeno esencialmente subjetivo. Es decir: el trastorno de ánimo es una vivencia de un sujeto, es un asunto subjetivo, inverificable para el científico. El científico no puede medir ni mucho menos precisar una vivencia subjetiva, lo que puede hacer es medir y precisar, tal vez, los fenómenos fisico-químicos relacionados con la depresión y tener indicios con otras señales externas que él interpretará. Me recuerda a los ateos que creen que el amor es medible y precisable científicamente, justamente por la anterior confusión.

    No es claro entonces cómo los anteriores criterios definen necesariamente a una ciencia «legítima» o puede ser objeción contra el psicoanálisis.

    Sobre [2]

    Poco qué comentar en realidad. Si el objetivo era mostrar el uso filosófico del término «psicoanálisis», no lo logra citando vagamente a Derrida o a Bataille (de hecho, en esta forma de argumentar está implícita la petición de principio de que, por ser filósofos, todos sus usos de los términos han de ser filosóficos; esto, por supuesto, es gratuito).

    Sobra decir que no quiero cometer la falacia ad logicam.

    ______

    Fuente(s): Mi opinión personal. Muy modesta e incompleta, en realidad, y que no tiene el ambicioso objetivo de «loquero», es que el texto de Lauján no es suficiente para responder lúdicamente la cuestión aquí citada. Su forma de argumentar deja en el aire, tal vez a criterio de cada lector, si el psicoanálisis es mera charlatanería. Ahora bien, me parece importante la exigencia del psicoanálisis como ciencia. Pero como decía Husserl en apología a la fenomenología, no necesariamente tiene por qué tener el mismo método de las llamadas «ciencias positivas», y no necesariamente por lo anterior perder su estatus de ciencia. Quizá, el objeto de estudio es diferente... y ello demanda un método diferente. Esto lo pienso respecto a la fenomenología, no sé si con el psicoanálisis podría darse el mismo caso. Aquí se debatiría entonces los criterios de cientificidad. Quizá una suerte de positivismo a la vieja usanza no sea el indicado. Un cordial saludo, L.
  • ¿Qué te parecieron las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar por la respuesta.
  • Anónimo
    hace 8 años

    Hola a todos:

    Bueno, hablaré de dos usos del psicoanálisis, el filosófico y el terapeútico.

    Como terapia, carece de fundamentación científica. Hablar de psicoanálisis es complejo, pues no hay sólo dos o tres escuelas, sino varias e incluso varios autores. Esto ya demuestra cierto relativismo, o falta de acuerdo, entre lo que se debería ser un buen método para el tratamiento mental (ojo, no todo tratamiento mental supone un trastorno). Y es que, si bien puede haber varias teorías, el psicoanálisis no sólo consta de varias teorías, algunas de ellas metapsicoanalíticas, ¡sino de varios enfoques de lo que ha de ser el psicoanálisis! Los hay, como el de Klein, muy apegados a las elucubraciones de Freud. Otros, son Freud + neurología (aquí su cometido es "encontrar" los principios freudianos en el cerebro, como encontrar el Yo en el lóbulo frontal, etc.); esté tipo de autores son de la talla de Mark Sloms. Ahí está también Jung y demás... En fin, es bastísimo, pero justo por eso peca de relativista.

    Algo que sucede con el psicoanálisis, para que te des una idea de su inconsistencia científica (por no hablar de las críticas de Popper u otros filósofos de la ciencia), es que cada teoría está sustentada por un autor. Es decir, hay un representante que propone una teoría y hace fricción con otras, y llega otro y propone otra cosa, como sucede en la filosofía DONDE LO QUE MENOS HAY ES ACUERDO.

    ¿Qué te dice esto? Que no hay acuerdos dentro de la comunidad misma, como sí ocurre en ciencia y no por secundar a un fundador (como es el caso de Freud), sino porque sus teorías tienen VERIFICACIÓN con los hechos.

    Es cierto que en toda ciencia depende tu marco teórico, el cual hace un "recorte" de las muchas posibles conexiones que podrían hacerse entre el cúmulo de teorías previas y conceptos científicos, para que la teoría pueda ser válida o no. Es decir, tienes una teoría por probar y su verificación sólo vale cuando previamente has preparado el experiemento para esta teoría. Pero en el psicoanálisis NUNCA HAY UN EXPERIMENTO ESPECÍFICO PARA UNA TEORÍA. Tan sólo se apoya en conceptos (ello, yo, represión, etc.) y juega con ellos para armar otra "teoría".

    Ahora bien, vamos a su verificación. El psicoanálisis no se puede verificar y ello por una razón: sus conceptos no provienen de hechos controlados, sino del ambiente cutural. Esto es, un concepto psicoanalítico no obedece a un fenómeno preciso y medido, como la depresión, sino del DIÁLOGO entre terapeuta y paciente. De ahí, se construyen conceptos que explicarían por qué al paciente le sucede tal o cual, para lo cual suele recurrir a la infancia. En el diálogo y en la externalización de los trastornos, que es de raigambre meramente subjetivo ("me siento así..", "creo que...", etc.), NO hay posibilidad de objetividad o de tener un fenómeno al control de cualquier perito para verificar si es tal o cual y qué causas tiene.

    Te podría qué tipo de psicologíai sí es científica, pero eso no viene al caso, basta con decir que el psicoanálisis no lo es desde que es fundado, pues, reitero, proviene del diálogo, la introspección, la suposición, etc.

    Ahora bien, el psicoanálisis tiene valor en la filosofía, algunas filosofías, claro. Autores como Derrida te dirán que hay que "psicoanalizar" a Occidente (deconstrucción) o que el psicoanálisi da cuenta del instinto de muerte humano (Bataille). Dentro de la filosofía, como seguro sabrás, hay criticos al psicoanálisis, incluso al lacaniano, pero terminan jugando el mismo juego del psicoanálisis: cambian unas especulaciones por otras (como la tan famosa teoría del deseo).

    El psicoanálisis tiene lugar dentro de las elucubraciones, pero NO para vérselas con hechos, pues no refiere a nada verificable. Tan sólo explica algo verifcable, como una psicosis, desde conceptos que no son constrastables.

    Joder, creo que escribí mucho. Si hay algo qué aclarar, me dices.

    Olvidé compartirte algo: Aquí verás a un historiador que habla sobre qué tan "científicas" son las aportaciones de Freud, de donde se desprenden demás rémoras:

    http://www.lanacion.com.ar/738572-el-psicoanalisis...

    Un saludo.

  • hace 8 años

    Una bu//rrada de Lacan, hice terapia lacaniana y es la ciencia del silencio, no habla la terapeuta, uno no se motiva, puede durar 5 minutos o 5 horas, eso si que es una payasada, el psicoanálisis es serio. El padecimiento humano tiene base profunda en lo emocional, así que las certezas puramente científicas tienen que revisarse.

  • hace 8 años

    derivar esa charlataneria de charla, parte de la terapia

    Fuente(s): science
  • ?
    Lv 4
    hace 8 años

    Orlando:

    Digo:estar inmersos en tramas discursivas,historias y sujetados a la palabra no es sin consecuencias.Ahí lo pertinente del psicoanálisis.

    …”Así como no hay cuerpo sin sombra, no hay cuerpo psíquico sin esa historia que es su sombra hablada. Sombra protectora o amenazante, benéfica o maléfica,que protege de una luz demasiado cruda o que anuncia la tormenta: pero , en todos los casos, sombra indispensable ,pues su pérdida entrañaría la de la vida en todas su formas…”.

    (P.Aulagnier : “Nacimiento de un cuerpo , origen de una historia” 1986 .)

    http://www.elsigma.com/site/detalle.asp?IdContenid...

    Saludos y gracias por tu pregunta.

    Alicia

  • hace 8 años

    charlar - hablar,

    Spengler afirma que el aldeano habla poco y que el habitante de la urbe no puede callarse,

    Por eso el psicoanalisis nace en Viena, entre burgueses,

    ¿Acaso la charlataneria es un sintoma de civilización? Claro está que de la charlataneria el psicoanalisis no tiene la culpa, Lacan solo toma de la observación que el humano habla, y que habla de un modo compulsivo,

    Las ideas de Lacan tratan sobre el habla, tratan de explicar el hablar y sus implicaciones, pero sobre todo las implicaciones para la felicidad,

    Yo no sé nada sobre Lacan, un día trate de leer un texto de un seminario, pero parece necesario leerlos en orden y no sé si Lacan se expreso en forma sistematica, pero parece que no porque hay evolución en sus conceptos, a mi me agradan más las formulas,

    -------------

    Comprender al ser humano, eso es, a mi juicio, el objeto del psicoanalisis, no embaucarlo, porque antes que hablar el psicoanalisis, me parece, tiende a escuchar,

    No juzgar al paciente, permitir que hable, pero finalmente, ¿qué ha dicho? Todos hablamos, escuchamos continuamente a otras personas, y observamos el bla bla bla cotidiano, del que nos habla Heidegger,

    Yo creo que Hegel, Nietzsche, Heidegger, Lacan, Spengler, Foucault, Deleuze han sido buscadores de ese Otro, de Aquel que es el que se esconde en lo simbolico en el hombre, de la sociedad,

    -------

    A mi juicio todo esto confluye en una religión: el Otro (la cultura, la maquina deseante), es sobrenatural, vive en el inconsciente, su espacio, un otro mundo, un más allá, Queremos tocarlo, tener una experiencia con eso sobrenatural, conocerlo, tal es la nueva teologia que se hace necesaria, y sobre todo es necesaria una practica ritual, un modo de acceder al otro mundo, ya no a traves de la carne y la sangre del cordero sino sino de una simbologia nueva, Lacan quiza fue un profeta de esta nueva fé, el uso de modelos topologicos para expresar ideas complejas es mu común en la sabiduria revelada,

    Pero a Lacan fue el Otro quien le hablo, Dios mismo habla a traves de su profeta, el Dios de Lacan es el Dios de Heidegger, de Nietzsche y de Foucault, cuyo nombre es El Otro,

    saludos

  • hace 8 años

    Esa Afirmación la asocio a la Palabra Charla.

    El Psicoanálisis ( en el mejor de los casos ) puede ser un monólogo del paciente, o una charla, donde paciente y Analista (Analizan) y ¨Charlan¨.

    El término ¨charlatanería¨ puede sonar como algo ¨despectivo¨ o ¨simpático ¨.

    Todo depende del cristal con que se mire. Habría que ver qué más dijo Lacan al afirmar eso.

    Saludos Orlandux!

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.