¿Puedo escoger una teoría sólo porque me guste?

Siempre se usa el criterio de la objetividad para obligar a los otros a que acepten una teoría. Pero a muchos no les gusta, por ejemplo, la teoría de Darwin. A otros les gusta mucho la teoría geocéntrica. ¿Tenemos que vivir, a la fuerza, dentro de la teoría que nos impongan alegando el criterio de la verdad?

Actualización:

Eso es precisamente lo que yo quería subrayar. El ser humano, tú o yo, es más importante que cualquier teoría. Si con cierta teoría me siento más cómodo que con otra... En psicología, por ejemplo, se nos tiraniza, se nos quiere obligar a vivir según Freud, o según Lacan, o según Adler, etc. ¿Pero a mí qué me importan todos esos tíos? Mi vida la decido yo, aun contra los criterios de esos psicólogos tiranos. ¿O por qué he de ajustar mi vida a la moral kantiana? ¿O por qué he de amar la democracia? Hay qué ver cómo el dogmatismo de los científicos termina por arruinar nuestras existencias. ¿Qué le debo yo a Freud? ¿Por qué he de pagarle?

Actualización 2:

Lo cierto que es que no se sabe nada. Tampoco se trata de ridiculizar. No se trata aquí de marcianos, ni de profetas. Se trata de cómo se tiraniza nuestro pensamiento por una pandilla de tipos que se escudan tras el principio de objetividad. "¡Soy objetivo!". Esta frase suena a "te derribé, debes aceptar mi verdad, te debes someter a mí, yo estoy bien y tú estás mal, etc." Es lamentable ver que el Derecho es una ciencia más avanzada que la matemática, la física, la química, la biología, la psicología, la sociología, la filosofía, etc. El Derecho sabe cómo tratar a las personas. No es tan ciego como Einstein, Darwin, Freud, Durkheim, Kant.

El Derecho legitima cualquier cosmovisión. Está libre del prejuicio de la objetividad de creencias. Es absolutamente asombroso que algo tan conservador y convencional como el Derecho haya superado a todas las ciencias y a todos los científicos en su conjunto. Teorías van y teorías vienen. Pero el Derecho siempre respeta y hace respetar.

Actualización 3:

El arte vale más que la verdad, que la "objetividad". La fantasía vale más que la "objetividad" tiránica.

Actualización 4:

Y sólo eso faltaba, que fuera obligatorio creer en Einstein, o en el siniestro Freud. Afortunadamente no estamos obligados a creer en nada. Somos nihilistas. Podemos destruír cualquier creencia, por muy respetable que sea y por muy célebres que sean los tíos que las defiendan.

¡Obligatorio, no faltaba más! Usemos el martillo.

3 respuestas

Calificación
  • Anónimo
    hace 1 década
    Respuesta preferida

    creo que si conociéramos la verdad absoluta, no necesitaríamos de teorías...

    puedes escoger una teoría porque te gusta, porque te involucra en ella, porque puedes probarla...

    o porque la crees mas lógica de acuerdo a tus conocimientos...

    cuando no te guste la teoría de la relatividad y puedas probar los errores de aplicación...

    tienes el derecho de rebatirla...

    mientras tanto usa la teoría que mas te guste pero sea cual fueran los orígenes de lo que se estudia

    nunca olvides que tu eres una consecuencia de la teoría

    y eres mas importante que cualquier origen...pues formas parte de una formula muy compleja que

    se llama "vida".

  • Fatima
    Lv 4
    hace 1 década

    libre albedrío, si lo poses,significa que puedes elegir lo que quieras, por las razones que tu quieras.

  • hace 1 década

    Por su puesto que no. Si tu quieres creer que las pirámides de Egipto las trajeron unos marcianos o que Nostradamus predijo lo que pasaría en el futuro, estas en todo tu derecho. No es obligatorio creer en la ciencia o en determinada teoría. Si prefieres la teoría bíblica de la creación frente la teoría de la evolcuion de Darwin pues hazlo. Esas cosas no son obligatorias.

    Pero entonces te recomiendo que no te dediques a ninguna profesión científica, no vayas a estudiar física, química o biología, tampoco estudies sociología, economía o antropología, pues sucede que todas las ciencias, sean físicas o sociales, se basan en argumentos racionales no en creencias cuyo único respaldo sea "se me vino en gana creer en eso". Uno puede creer en Dios o en la astrología basándose en que "se me vino en gana", pero no puede creer en que el hombre desciende del simio de la misma forma, para eso necesita conocer los argumentos, sopesarlos, analizarlos y mirar si la teoría es coherente o no.

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.