Anónimo
Anónimo preguntado en Ciencias socialesOtras - Ciencias Sociales · hace 1 década

necesito ayuda por favor y va un 10 !?

Mencione y explique los derechos que se le concedieron a los puertorriqueños bajo la Ley de Relaciones Federales.

4 respuestas

Calificación
  • hace 1 década
    Respuesta preferida

    Dentro de la nomenclatura jurídica, Puerto Rico es un territorio no incorporado de Estados Unidos. Se rige por la Ley de Relaciones Federales (1917) y la Constitución del Estado Libre Asociado (1952). Supuso ésta la culminación de las luchas políticas libradas por los puertorriqueños a partir de la invasión de 1898.

    Durante el régimen español la Isla estuvo bajo las Leyes de Indias, a merced del gobierno unipersonal de los capitanes generales y de los opresivos Bandos de Policía y Buen Gobierno, dirigidos a mantener el orden interno de la colonia. Se permitía una limitada participación vecinal en la deliberación de los asuntos locales mediante los cabildos o ayuntamientos, de los cuáles sólo existieron dos, los de San Juan y San Germán, hasta fines del siglo XVIII.

    La guerra de independencia de España contra los invasores franceses (1808-1814) posibilitó que los puertorriqueños entraran de lleno a la arena política. La apertura ofrecida por las Cortes de Cádiz (1810-12) inició el debate entre las colonias hispanoamericanas y su metrópolimetrópoli: Nación con respecto de su colonia. para obtener participación igualitaria. Las iniciativas de las colonias continentales y Santo Domingo derivaron en campañas emancipadoras, mientras que en Cuba y Puerto Rico se limitaron a exigencias reformistas. Las cubanas culminaron en las dos guerras de independencia (1868 y 1895), pero las de Puerto Rico se mantuvieron dentro de la doctrina autonomista. La iniciativa de participación igualitaria viabilizaba el progreso del país mediante un pacto que permitíría a los criollos la administración interna a la par que garantizaba la unión permanente con la metrópoli.

    Un sector amplio de los liberales criollos cifró la solución de los conflictos en la descentralización económica-administrativa y la asimilación política, confiados en que la extensión de la constitución española traería la igualdad política y civil a que aspiraban. La alternativa autonomista, con sus diferentes alcances, se expresó por primera vez en el contexto de las Cortes de Cádiz y luego en las contadas ocasiones en las que la metrópoli permitió la libre discusión de ideas. Los vaivenes de la política peninsular y el temor a perder sus últimos reductos en América, fortalecieron el control metropolitano sobre la colonia. A los puertorriqueños sólo les restaban dos caminos: el de la insurrección armada que algunos grupos intentaron y fracasaron —el más importante fue el Grito de Lares en 1868— o el de esperar con relativa paciencia circunstancias propicias para adelantar los proyectos reformistas. Estas circunstancias se dieron durante las últimas dos décadas del siglo XIX, una vez consolidada y legitimada la doctrina autonomista. Los sectores menos privilegiados de la sociedad y las mujeres estaban excluidos de la participación política en virtud del sufragio censatario y masculino.

    La implantación del régimen autonómico en 1898 apenas duró unos meses. Los estadounidenses renovaron el gobierno militar y los puertorriqueños, a su vez, la contienda por derechos políticos. Airados debates internos allá y acá e intereses geopolíticos forzaron la sucesión de varias cartas orgánicas. El régimen militar dio paso en 1900 a la Ley Foraker que restableció el gobierno civil y creó el cargo de comisionado residente (con voz pero sin voto) ante el Congreso federal. En 1917 la Ley JonesLey Jones: Legislación aprobada en el 1917 por el presidente Woodrow Wilson que otorga la ciudadanía estadounidense a los puertorriqueños. Además, mediante ésta se separaron las ramas ejecutiva, legislativa y judicial, se creó una legislatura bicameral localmente elegida y se concedieron derechos civiles a los ciudadanos. reemplazó a la Foraker. Entre otras cosas concedió la ciudadanía estadounidense a los puertorriqueños, amplió su participación política en la administración local y dictaminó la Ley de Relaciones Federales que en esencia prevalece hoy.

    Ambas cartas orgánicas otorgaban al presidente de Estados Unidos la facultad para nombrar el gobernador insular. Así permaneció hasta 1947 cuando una enmienda a la Ley Jones hizo electivo el cargo. En las elecciones del año siguiente, celebradas por los puertorriqueños para elegir el gobernador por primera vez en su historia, resultó electo Luis Muñoz Marín. Bajo su liderato en 1950 se obtuvo del Congreso la Ley 600 que autorizó la redacción de una constitución de carácter autonómico para Puerto Rico, proclamada el 25 de julio de 1952.

    La Constitución no cerró el debate político. Los sectores antagónicos al régimen no la aceptaron como estatus definitivo porque a pesar del avance significativo respecto a la Ley Jones y del amplio margen que dio a los puertorriqueños para el manejo de los asuntos internos, mantuvo la Ley de Relaciones Federales y la subordinación al Congreso de EE.UU. De ahí que en la controversia política continúen vigentes tres posiciones definidas fundamentalmente por la solución que dan al problema del esta

    Fuente(s): www.enciclopediapr.org
  • ammmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm--------------??????????'

  • Anónimo
    hace 1 década

    nose, yo soy mexicano

    Fuente(s): º
  • hace 1 década

    Tu pregúnta no tiene sentido...

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.