Anónimo
Anónimo preguntado en Sociedad y culturaToros · hace 1 década

¿Cómo puede el torero aprovechar las querencias del toro para hacer su faena?

Yo supongo que los toreros experimentados saben aprovechar las querencias del toro para lograr una buena faena. ¿Es eso verdad? Si lo es, ¿cómo hacen para lograr ese aprovechamiento? Gracias anticipadas por las respuestas.

Actualización:

No te enojes, Susi. Ya me imaginaba de donde venía tu nick. Pero reconocerás que el juego de palabras está medio hecho. Es casi como una invitación. Un saludo.

Actualización 2:

Muchas gracias, Maya, por tu respuesta.

Actualización 3:

Gracias Urso por tu respuesta. Y Rodrigo Díaz, has dado cátedra al exponer tu opinión.

6 respuestas

Calificación
  • hace 1 década
    Respuesta preferida

    Gracias, Maya. No quería participar más en el foro de toreo. Porque no se suelen hacer preguntas de toreo, y porque se usa normalmente el insulto y la descalificación. Voy a contestar, por ALUSIONES, y porque le pregunta es EXTRICTAMENTE TORERA. Aparte de ésto, al contestar, no pretendo hacer aficionados, sino expresar mi humilde conocimiento del tema.

    Pero te adelanto que es una opinión personal. Es sabido de sobra que los taurinos discrepamos, porque cada uno tiene una opinión personal. Por lo tanto, al opinar, no pretendo llevar la razón absoluta.

    En general, aprovechar la querencia del toro (torearle donde quiere él) es un asunto muy peligroso, porque en la querencia, el toro se encuentra protegido. Aparte de peligroso, es deslucido, debido a que solo quiere defenderse. Por ello, más que embestir, pega cabezazos, intentando herir al que le agrede, que es el torero. Escarba, retrocede y no embiste con claridad, ni con ambición. Solo se defiende, en sus terrenos.

    La labor del matador es llevar al toro a los terrenos del torero, no ir el torero a los del toro. Por eso se llama LIDIA. Y por ello se utiliza la suerte de varas y la de banderillas: para saber sus querencias, su casta, su bravura y su nobleza o mansedumbre.

    La vara no es solo para "asentarle". Ni es para mortificarle. es para "ahormarle". Es para ver sus caracterícticas y aprovecharlas para la faena completa.

    El toro que lleva la cabeza muy alta, se le pica delantero. De esa manera la bajará un poco. Si la lleva muy baja, se le pica trasero, para que la levante. Si rechaza la puya y corre a la querencia, que son los toriles, allí le espera el 2º Picador.

    El mérito es quitarle sus querencias y llevarle con la muleta a los medios, que son los terrenos del matador, es decir, donde está lejos de las tablas. Y hacerle embestir, enseñarle a pasar. Los taurinos decimos "enseñarle a torear". Ese es el arte del toreo puro. A veces, cruelmente, decimos: ¡Que bien torea el toro! Es cuando el torero se somete a la voluntad del astado.

    Pero no voy a quitar méritos al toreo en la querencia.

    Hacer que un toro manso se convierta en bravo, en sus terrenos, es solo cosa de toreros grandes. Paco Camino lo era. El decía: ¿Quieres tablas? Pues tablas. Y a ellas iba, bajando la mano y enseñando al toro a "Torear". Llevándole con mimo, lentamente, el toro empezaba a pasar. El milagro estaba hecho: un manso, convertido en bravo. Esa es la esencia de la tauromaquia y la demostración del valor del hombre. Y el Arte en estado puro. Eso es lo que hace vibrar el tendido.

    Los toreros mediocres, al ir a la querencia y ver que el toro cabecea y no embiste, pliega la muleta, maldice, y **** el estoque de matar, justificándose de que es imposible la lidia. No es así. Cada toro, tiene su lidia. Y hay que dársela. El torero no puede rendirse, al menor contratiempo. Eso es lo que hace muchas veces "Finito de Córdoba", al que respeto, pero no admiro. Se "raja" él, no el toro. Al toro hay que enseñarle a "pasar".

    Las faenas en la querencia, no suelen ser vistosas, porque el toro lo pone muy complicado. Sin embargo, se piden las orejas, porque aunque no haya sido espectacular, ha sido lidiado bien, en su terreno. Camino cortó así muchas orejas.

    Se suele decir: "Ha roto para bueno", cuando se le empieza a torear en querencia, y termina en la contraquerencia.

    Esa es mi humilde opinión. Saludos.

  • Anónimo
    hace 1 década

    Supongo que el toro ralentiza su embestida cuando vá contraquerencia que a favor de querencia. También pasará lo mismo con los terrenos. Los toros bravos no se aquerencian o se aquerencian menos, por eso se encampanan en el platillo en vez de aquerenciarse en tablas. El estudio de las querencias es fundamental a la hora de torear, y no se entiende el toreo sin el conocimiento de dichas querencias.

    He oído decir que los toros de antes tenían muchas más querencias que los de ahora, pero ese es un tema a debatir en el foro. Para preguntas como esta se echa de menos la presencia de Rodrigo. Saludos.

  • Si no se toman en cuenta las querencias la lidia no podra existir.

    Bien lo dice Maya, en todos los tiempos de la lidia, se van tomando en cuenta, si recuerdas incluso para matar se dice si va contraquerencia o no.

    Solo complemento a Maya q es la mejor respuesta

  • ¿Qué te parecieron las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar por la respuesta.
  • preguntaselo a un torero o esperá la respuesta de los mas experimentados taurinos del foro, elllos van a responder mejor que yo,

    ah! SIEMPRE LISTA /O nada tiene que ver con ser iteligente o no, por si no lo sabias es el lema de las guias y de los scouts.

  • hace 1 década

    Pués claro! si el toro tiene la querencia de querer se ensartado con la espada, se puede aprovechar este punto débil suicida del tauro, pa ganar! que jode! hombre!...

    Fuente(s): Book:"La depresión y el suicidio en los toros".
¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.