Anónimo
Anónimo preguntado en Arte y humanidadesPoesía · hace 1 década

¿Cómo hablarle a una cafetera?

Resulta que compré una cafetera para compartir cien mil cafés con una mujer. Pues bien, esa mujer llegó, miró la cafetera, hizo el café y me miraba, me miraba, me miraba y no paraba de mirarme. ¿Qué pasaría por su cabeza? me pregunto ahora que después del quinto café se marchó para siempre. Hace 15 meses (para mí ayer) cada día lavo la cafetera y el recuerdo vuelve inexorable. Y le hablo, le pregunto ¿Qué pasó? La cafetera abre su tapa, el pico me mira, me mira, me mira y como ella antes no dice nada. La froto, juro que la froto mil veces tratando de lograr una respuesta pero no hay caso. Las cafeteras no hablan. ¡Pero las Almas sí! Y la suya –al menos para mí- permanece en esa pieza de metal. ¿Alguien conoce el idioma de las cafeteras?

Parece un delirio, lo sé, pero yo quedé encerrado en esa cafetera. (Sin hablar del secador de pelo que permanece virgen en su estuche, 2 mantas de avión y una toalla convenientemente guardada) hay 2 o 3 cosas que haré para tratar de romper el sortilegio pero me llevan tiempo y yo necesito dormir, al menos una noche, sin que me asalte y torture ese recuerdo.

Dime cafetera ¿Hay en vos un café solo para mí?

17 respuestas

Calificación
  • nano
    Lv 4
    hace 1 década
    Respuesta preferida

    Con mucha paciencia amigo con mucha paciencia....

    Te va a sorprender mi respuesta, pero te prometo, que no es una fantasía, (me ocurrió realmente).

    Con tu pregunta, me haces sentir más cuerdo, me explico por mi actividad como diseñador, recibí el encargo de reinventar una cafetera, acorde con los tiempos y las nuevas tecnologías. Mi impaciencia profesional, me hizo cometer dos graves errores, primero "acometí la tarea" sin previa reflexión y segundo desmonté la cafetera original, sin preámbulo alguno. Aun no se que pudo molestar a mi cafetera, si fue la rudeza cogerla y analizarla sin previo aviso, o el dejar al descubierto sus interioridades sin que ella condescendiera,

    Después de tan irreflexivo comienzo, tardé más de un año en cumplir el encargo, cuando yo creía que lo tendría resuelto en tres meses como máximo. Durante el trascurso de aquel año hable mucho con mi cafetera, pidiéndole humilde mente que me mostrara sus secretos y se dejara reconducir, pero no hubo manera hasta que descubrí, que lo que pasaba es que había herido su sensibilidad y tenia que desagraviar la de alguna manera, pues había comprendido que las cafeteras son muy susceptibles y no tienen nada que ver con sus parientes, los tostadores las lavadoras ni sus parientes más cercanos los molinillos de café. Cuando ella comprendió que yo había aprendido la lección, se mostró comprensiva y me mostró sus secretos que interpreté al gusto del cliente y sobretodo con la complacencia de mi cafetera.

    Ahora vivimos solos mi cafetera y yo y cada mañanita me preparo el café y el primero me lo tomo con gran deleite y el segundo... con algo más de esfuerzo (ya pasaron los tiempos en que al tercero y al cuarto llegaba con gallardía).

    Bueno Antibobo como puedes comprobar no eres tu solo al que le ha faltado sensibilidad al tratar a una "fémina" a un que esta sea una cafetera. Termino como empece, con mucha paciencia amigo con mucha paciencia.

    Gracias amigo deseo que el próximo año te llene de venturas y que continúes con tu exquisito humor.

    Fuente(s): Si vienes en alguna ocasión a España. recuerda que mi cafetera y yo tendremos mucho gusto en alojarte en Galicia donde vivimos y que yo estoy convencido que es uno de los ultimos paraisos que podemos disfrutar en este mundo
  • Isabel
    Lv 7
    hace 1 década

    Hay quienes dicen saber leer la borra del café... Tal vez si consultaras con alguno de ellos, llegues a saber lo que ocurrió para que esa mujer con la pensabas compartir un montón de tazas de café, se fuera silenciosamente.

    Amigo, me ha encantado tu narrativa... Eres estupendo.

    ¡Felicidades!!

    Isabel.

  • hace 1 década

    Respuesta sensata: Tal vez la cafetera le dió una patada eléctrica.

    Respuesta volada: Vino fallada, no era para cien mil cafés.

    Respuesta lógica pero no por ello menos triste: No fué culpa de la cafetera. El hecho de poner tus ilusiones en un aparato te hizo creer o ilusionar en algo que por lo visto no existía.

    Lo que yo haría es regalar esa cafetera. Tal vez, a alguien que sí conozca su idioma.

    Besos!

  • hace 1 década

    Buen, te diría que así como lo contás, se ve que ALGO le hizo la cafetera a la mina, así que increpala ya mismo (a la cafetera, obvio) y que te conteste qué corno hizo para que la mujer aquella saliera tan espantada que no volviera. Porque seguro (seguro mirá, estas cafeteras celosas son así) que le espesó el feca, o se lo quemó, o quién sabe qué gualicho ´e mandinga (gualicho de café, estoy segura que existen) le hizo. Investigue hombre, no se quede de brazos cruzados. Y sobre todo: vaya y busque a aquella mujer.

    Fuente(s): A mi me pasó lo mismo con un termo.
  • ¿Qué te parecieron las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar por la respuesta.
  • hace 1 década

    Bueno...yo podría darte una idea que a lo mejor funcione. Hace un tiempo me puse a meditar sobre el café. En mi isla Puerto Rico, se cultiva un buen café. Se me ocurrió que el café mientras se cuela huele peculiar...muy rico. Ahora, para vivir ese aroma tienes que llevarlo justo a tus labios...y exactamente es en ese momento donde por la cercanía de la nariz...se creará la magia de saborearlo y olerlo al mismo tiempo. Cuando vuelvas a usar tu cafetera, no le digas cuélame un café, sólo dile: Dame un beso. Ella te dará los más hermosos besos cada vez que tomes un sorbo de su rico café.

  • hace 1 década

    Así como tu cuentas, es que hablan las cafeteras...¿no escuchas que cuando la miras te habla de ella?

    Ese es el lenguaje de las cafeteras; la pobre tiene 995 cafés que no fueron y la ahogan, comparte tu recuerdo y tu desconcierto.

  • hace 1 década

    Yo no conozco el idioma de las cafeteras,las cafeteras no hablan,pero si te trae un hermoso recuerdo,conservarla,con el tiempo quizá sepas lo que quieres tu de ella.

    Un expreso,capuchino,cubanito,etc,etc

  • Anónimo
    hace 1 década

    Tratala con indiferencia, está enojada o se empacó, con vos.

    Cuando se le pase hablará.

    EL SILENCIO ES SALUD

    Cristina®

  • Jackie
    Lv 6
    hace 1 década

    Hola Antibobo; el problema no es la cafetera, es cierto las almas si hablan pero el alma de la mujer se fue con ella ¿a quien mas va a pertenecer esa alma si no a la mujer?...Y haz comprender al corazón que se controle y ya no la necesite....y la cafetera siga cumpliendo su función; la del cafe.

    Un abrazo amigo.

  • hace 1 década

    Leerte me complace...y conmueve...

    Te quiero Pedro !

    Libérate ya de esa cafetera, déjala ir...

    Gotas .. de café...¿?

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.