Novacock preguntado en Sociedad y culturaToros · hace 1 década

Historia. Los primeros toros en México..?

Del libro de Bernal Diaz la verdadera historia de la conquista de la nueva españa....?

que capitulo dice que Hernán Cortés trae a México unos toros, los cuales mata como forma de festejo por la conquista???

2 respuestas

Calificación
  • Anónimo
    hace 1 década
    Respuesta preferida

    Creo que debes hacer unas precisiones:

    Capítulo CVII

    (fragmento)

    En el año de treinta y ocho —1538— vino nueva a México que el cristianísimo emperador nvestro señor, de gloriosa memoria, fue a Francia, y el rey de Francia, don Francisco, le hizo gran recibimiento en un puerto que se dice Aguas Muertas, donde se hicieron paces y se abrazaron los reyes (el virrey) con grande amor, estando presente madama Leonor, reina de Francia, mujer del mismo rey don Francisco y hermana del emperador de gloriosa memoria, nuestro señor, donde se hizo gran solemnidad y fiestas en aquellas paces. Y por honra y alegría de ellas, el virrey don Antonio de Mendoza, y el marqués del Valle, y la Real Audiencia, y acordaron de hacer grandes fiestas y regocijos; y fueron tales, que otras como ellas, a lo que a mí me parece, no las he visto hacer en Castilla, así de justas y juegos de cañas, y correr toros, y encontrarse unos caballeros con otros, y otros grandes disfraces que había en todo. Esto que he dicho no es nada para las muchas invenciones de otros juegos, como solían hacer en Roma cuando entraban triunfantes los cónsules y capitanes que habían vencido batallas, y los petafios y carteles que sobre cada cosa había.

    Significa que en Atzacoalcos (cerca de La Villa de Guadalupe) soltaron unos toros y NO SE LOS MATO A PIE CON ESPADAS.

    De hecho, había una ordenanza real de prohibir las espadas entre los indios y demás gente.

    Para beneplácito nuestro, el primer evento taurino en México, no fue de estoques ni capotes. Los hombres corrieron con los toros por las calles y NO HUBO MATADORES en estos festejos. La representación que guardas de este pasaje histórico, está prejuiciada por tu visión de la fiesta actual.

    Recordemos que la matanza a espada, es algo posterior del siglo décimo-octavo y las primeras formas de toreo a pie se observan en Quiviquinto y tampoco usan espada.

    Ni por el amor que dicen profesar comprenden la historia del toreo.

    Además, los nombres comunes de los eventos taurinos están invertidos: las corridas consistirían en soltar toros por las calles y hacerlos correr detrás del populacho; el encierro consistiría en encerrarlos en una plaza. Por alguna razón imprecisa cambiaron.

    Lamentablemente los taurinos no atienden a estas singularidades y en su soberbia no proceden con lógica.

    En México, Cortés solo es una figura rancia y olvidada. Cuauhtémoc, el tlatoani azteca, es más recordado y representa noblemente al pueblo mexicano, más que el conquistador español y sus toreadas sin razón.

  • Anónimo
    hace 1 década

    Me he estado releyendo la crónica de Bernal Díaz precisamente en busca de ese pasaje. Voy en el capítulo CXLI y, a menos que las batallas me distrajeran demasiado, no lo he encontrado. En todo caso es natural que no lo haya encontrado aún; no tiene sentido que Cortés festeje mientras no ha tomado México todavía. No obstante, vale la pena leerse tan grueso volumen para encontrar evidencia documental de quien podriamos llamar el fundador del toreo mexicano; hay en ello cierta inexactitud, según sabemos que el toreo contemporáneo deriva de la tradición peninsular tal cual se conformó en el s. XVIII, pero Cortés lanceando toros es muy insigne antecedente indirecto del actual toreo mexicano. Salud.

    Ha poco he contactado con un amigo que me ha hecho favor, pues es buen conocedor de historia de la Conquista de México, de decirme cual capítulo de la crónica de Bernal Díaz habla de aquello que nos interesa, el cual he leído y del cual estracto: capítulo CCI, donde se lee como sigue, a propósito de la paz pactada entre d. Carlos I y d. Francisco rey de Francia, en Aguas Muertas, de la cual se recibió noticia en 1538 en Nueva España:

    "Y acordaron de hacer grandes fiestas y regocijos; y fueron tales, que otras como ellas, a lo que a mí me parece, no las he visto hacer en Castilla, así de justas y juegos de cañas, y correr toros, y encontrarse unos caballeros con otros, y otros grandes disfraces que había en todo."

    Más adelante, después de otros espectáculos, entre los cuales cacería, en la Plaza Mayor de México (¡vaya coincidencia, si hasta Plaza era!), dice como sigue:

    "Y sobre esto, luego sueltan toros bravos para departirlos".

    Y pues parece, a lo que recién he leído de la crónica de Bernal Díaz, que la Fiesta y los banquetes fueron en todo fantásticos, que hasta me ha dado envidia no estar ahí para verlo con mis propios ojos. Salud.

    Señor Janvier, cuando se lee con atención no hacen falta precisiones. Pero como ha leído Ud. mal, me veo obligado a hacerlas: yo jamás dije que Cortés fuese visto dando capotazos. Establecí que tal evento es antecedente indirecto, pues el toreo contemporáneo, y me cito a mi mismo, "deriva de la tradición peninsular tal cual se conformó en el s. XVIII"

    ¿Si Cortés es una figura "rancia y olvidada" porque todavía se le odia con viveza? El odío al Conquistador de México revela que no se le ha olvidado. Aun cuando la mayoría de los "mexicanos" (de los más de 120 millones de nacionales, incluyendo a los que viven ya en los EE. UU., sólo cerca del 16% descienden de los mexicas) odían, sin conocer su obra, a Cortés, sépase que hay grupos que, privadamente, le recuerdan y conmemoran:

    En 1985, aniversario 500 del nacimiento de Cortés (ateniéndose a una fecha tradiconal, pero incorrecta), la Sociedad de Estudios Cortesianos (así es señor, hay quienes le estudian profesionalmente y con orgullo), junto con el Hospital de la Purísima Concepción y de Jesús Nazareno, fundado por Cortés, constituyeron un Patronato que se encargó de la organización de conferencias y publicaciones. Ese mismo año la Editorial Jus reeditó el "Hernán Cortés. Creador de la Nacionalidad", de nuestro siempre polémico Ulises criollo (la idea, que se deja ver clara en el título, le fue plagiada por Duverger, en su "Cortés"; pero como Duverger es francés, a él sí le hicieron caso). Ese mismo año, un grupo de tapatíos reeditó la "Hernandía. Triumphos de la fe y gloria de las armas españolas. Poema heroyco. Conquista de México, Cabeza del Imperio Septentrional de la Nueva-España. Proezas de Hernán-Cortés, cathólicos blasones militares, y grandezas del Nuevo Mundo", de d. Francisco Ruiz de León, "Hijo de la Nueva España", de 1755. Lo reeditó Editorial Rocinante y está escrito en octavas reales. Por ahí mal me acuerdo de cierta estatua que se erigió en la Plaza Principal de Coyoacan, que tuvo que ser quitada, por que el recuerdo de Cortés es todo, menos "rancio" y "olvidado", y puesta en algún lugar menos visible. Como Ud. ve, a Cortés se le recuerda todavía. Se le odia, sin conocerle (en la medida en que es posible concer a alguien ha tantos años descansando en paz) y quienes le hemos estudiado, sin que sea yo experto.... bueno, nos reservamos nuestras opinones sobre el Conquistador para reuniones privadas. Salud.

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.