Anónimo
Anónimo preguntado en Ciencias socialesSociología · hace 1 década

Donde se originó la frase poner las barbas en remojo????

Actualización:

y porque se dice así????

5 respuestas

Calificación
  • silvi@
    Lv 6
    hace 1 década
    Respuesta preferida

    Es costumbre muy antigua que, para pelar los animales de cerda destinados a la cocina y la mesa, lo mismo que para desplumar las aves, se les baña profusamente con agua muy caliente, a fin de hacer la operación más fácil.

    Del mismo modo, los barberos acostumbran desde antiguo mojar la barba del cliente con agua caliente para facilitar el afeitado. Desde luego, no se trata de agua demasiado caliente, pero de ahí, posiblemente, viene la idea, mediante una metáfora, de poner las barbas a remojar cuando vemos pelar (afeitar) las del vecino, para cuando nos toque el turno

    Se refiere que cuando ves que algo acontece a tu alrededor, eso te puede pasar a ti, así que debes estar preparado o tratar de evitarlo.

    __________________

  • hace 1 década

    Deriva de la frase: CUANDO LAS BARBAS DE TU VECINO VEAS AFEITAR, PON LAS TUYAS A REMOJAR.

    Se utiliza para advertirnos que no debemos permanecer impavidos cuando nuestro projimo esta siendo victima u objeto de algun tipo de abuso o injusticia, ya que no estamos exentos de que pueda sucedernos algun tipo de arbitrariedad y si miramos para otro lado cuando esas cosas le pasan a otro, lo mas probable es que nos ocurrira lo mismo a nosotros.

    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

    "Cuando las barbas del vecino veas arder..."

    (Ricardo Soca)

    Existe un antiguo dicho castellano que, con algunas variantes, reza por lo menos desde el siglo XV: Cuando las barbas de tu vecino veas pelar, pon las tuyas a remojar. En alguna de las variantes modernas, el verbo "pelar" ―que significaba más bien afeitar― es sustituido por "arder", "cortar" o "rasurar", pero la idea del refrán es que debemos aprender de los males que sufren los demás para no caer en los mismos errores y sufrir idénticas consecuencias.

    En los últimos años hemos verificado en algunos medios de difusión que no pocos intelectuales utilizan una versión que viene calificada sin mucho fundamento como "verdadera" de este dicho, y que reza: Cuando las bardas de tu vecino veas arder...

    Como barda significa ‘seto, vallado o tapia’, y también 'maleza o matojos silvestres', se afirma que es mucho más "lógico" que el viejo dicho se refiera a bardas y no a barbas, puesto que, según se alega, no tiene mucho sentido que las barbas de alguien puedan arder ni pelar, lo que parece sonar muy sensato.

    A pesar de esta moda ―porque no se trata más que de una moda― abundante documentación histórica y literaria sostiene en forma concluyente que el dicho original, existente en nuestra lengua desde hace más de cinco siglos y, como veremos, probablemente originario del latín, se refiere a las barbas y no a las bardas del vecino. Una primera aproximación en ese sentido la podemos hacer en el Diccionario de uso del español, de María Moliner, que en su entrada sobre barba incluye: Cuando la(s) barba(s) de tu vecino veas pelar, pon la(s) tuya(s) a remojar. En efecto, pelar ha sido siempre más usado que el más moderno arder, como vemos en las siguientes citas de antiguos diccionarios españoles:

    * Sebastián de Covarrubias – Tesoro de la lengua española (1611) - Quãdo vieres la barba de tu vezino pelar, echa la tuya a remojar.

    * Esteban de Terrero (1765) - Quando la barba de tu vecino vieres pelar, echa la tuya a remojar.

    * En la primera edición del Diccionario de la Academia, de 1726, en una de las varias páginas dedicadas a la palabra barba y los dichos que la contienen se menciona (ortografía actualizada): Cuando la barba de tu vecino vieres pelar, echa la tuya a remojar. Refrán que avisa que tomemos ejemplo en lo que sucede a otro, para vivir con recato, cuidado y prevención. En esa entrada del Diccionario se cita, conforme el uso de la época, la frase original latina: Barbam propinqui radere, heus, cum videris, prabe lavandos barbula prudens pilos (Cuando veas afeitar la barba de tu vecino, ten la prudencia de poner la tuya a remojar), cuyo autor no logré descubrir, pero que permite suponer que la versión es mucho más antigua aún.

    Además de estos cuatro diccionarios (no cito otros para no cansar, pero los hay), pude hallar las siguientes referencias literarias:

    * Arcipreste de Talavera (1398-1470) ― Quando la barva de tu vezino vieres pelar, pon la tuya de rremojo.

    * Hernán Núñez ― Refranes y proverbios en romance (1549) – Quando la barva de tu vezino pelar, echa la tuya a remojar.

    * Discurso del capitán Francisco Draque (1587) ― ...pues no velar es summo desatino, viendo pelar las barvas del vezino.

    * Manuel Tamayo y Baus - La ricahembra (1854) ― Guárdate si ves pelar las barbas de tu vecino

    * Benito Pérez Galdós ― De Oñate a la granja (1876) - Cuando las barbas de tu vecino veas arder...

    En realidad, el único caso de las bardas de vecino que hallamos en varios corpus del idioma fue del Diario de las Américas, de 1997, pero esa forma no la encontramos en ningún diccionario ni texto literario.

    ¿Cómo se explica esta confusión? Como barda significa ‘seto o tapia’, según vimos arriba, y también ‘maleza silvestre’, es preciso admitir que el viejo dicho castellano parecería tener más sentido con bardas que con barbas, lo que puede explicar la difusión que ha alcanzado últimamente la primera forma. Sin embargo, no es menos cierto que la evolución del idioma es así, de una lógina no siempre transparente, como atestigua la abundancia en nuestra lengua de tantas frases hechas cuyo sentido original parece haber quedado olvidado tras la bruma de los siglos.

  • hace 6 años

    Es posible que este dicho venga de la Inquisicion durante la cual los moros fueron identificados y persecutidos por llevar barba ? Y possiblemente convertidos (afeitados)... O llevarian todos, Moros, Christianos y Judios barba por esos tiempos...

  • ?
    Lv 6
    hace 1 década

    I. Refranes utilizados como vehículo de protesta social

    A. Poner las barbas en remojo.

    Podría ser considerado como frase proverbial, pero no viene al caso hacer la distinción. Se lo detectó usado

    para expresar una advertencia que se proyecta sobre una institución pública. Un vecino se queja por la falta de control

    municipal sobre los animales sueltos en los barrios y concluye diciendo: “Las autoridades que corresponden deben

    intervenir y la Municipalidad poner las barbas en remojo [...]” (RD 23). Es evidente que, a través del refrán, se expresa

    también la cólera del vecino causada por individuos inaccesibles e instituciones intocables. Si bien la protesta está, en

    general, expresada en el cuerpo de la carta, el refrán tiene en ella un papel fundamental, pues calibra toda la protesta

    encauzándola hacia la advertencia “colectiva”, manifestada en algo que “el pueblo dice” y no le pertenece al autor.

    B. Desvisten un santo para vestir a otro.

    Se lo detectó usado para juzgar la distribución irregular de los ingresos públicos (R D 19). El autor ha

    reconocido que el refrán expresa opiniones dominantes y convicciones no discutidas, para persuadir a los receptores de

    que sus criterios son los correctos, es decir, se vale del refrán como argumento entendible para sus propósitos de crear

    inquietud pública.

    C. No hay peor sordo que el que no quiere oír.

    Se lo registró usado para calibrar la conducta de los prestadores de salud que se negaban a brindar servicio.

  • ¿Qué te parecieron las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar por la respuesta.
  • hace 7 años

    "Cuando de Culos sucios vais a hablar, pon el tuyo a remojar"; este es el mas claro ejemplo del significado de la frase, si quieren mas claro hechar agua.

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.