Anónimo
Anónimo preguntado en Ciencias y matemáticasQuímica · hace 1 década

como se prepara un shampoo?

1 respuesta

Calificación
  • hace 1 década
    Respuesta preferida

    Un shampoo casero

    Jabon Neutro

    Glicerina 1 vaso

    vaselina una cucharada

    esencia al gusto( naranja, limón, rosas. canela, etc)

    mezclar todo en baño de maría

    dejar enfriar al tener todo diluido, completar con 5 cucharadas de agua de rosas.

    colorante artificial al gusto 2 ó 3 gotas

    Shampoo de Aloe Vera

    - 80g de jabón neutro rallado

    - 1/2 lima

    - 1/2 limón

    - 1 penca de sábila

    - 2 tazas de agua

    Vuelca en una cacerola pequeña 1 taza de agua y el jabón rallado. Caliéntalo a fuego moderado hasta que se disuelva todo el jabón y retira del fuego.

    Ahora muele en la licuadora la hoja de sábila, la lima y el limón -siempre con la cáscara- y la taza restante de agua. Cuélalos inmediatamente.

    Agrega ambas mezclas y revuelve bien. Coloca todo en un frasco de vidrio con tapa y deje enfriar.

    No olvides nunca de colocarle una etiquete al recipiente, anotando no sólo el nombre del producto, sino también la fecha de elaboración y de caducidad.

    El shampoo se conserva durante 6 meses siempre y cuando esté bien tapado y en un lugar fresco, seco y oscuro.

    Pero si lo quieres mas sofisticado seria

    La función básica del shampoo es la de remover la grasitud excesiva y las células muertas, como también los residuos de contaminación y de los cosméticos. Para cumplir estos objetivos, cada empresa desarrolla un mix de sustancias. Sin embargo, existen ingredientes básicos, presentes en la mayoría de las marcas.

    Tensiactivos: son responsables de la acción detergente. Los más comunes son el lauril sulfato de sodio, lauril éter sulfato de sodio y el lauril éter sulfosucinato de sodio (éste es más suave y muy utilizado en las líneas infantiles).

    Acondicionadores: reponen parte de la grasa retirada por el detergente, evitando el resecamiento provocado por el tensoactivo. El más utilizado es el dietanolamina de ácido graso de coco, que, como dice el nombre, es una grasa extraída del coco. Otros ejemplos son la lanolina (extraída del pelo de carnero) y la lecitina (derivada de la soja).

    Espesantes: dejan el producto más espeso y facilitan la aplicación. El más utilizado es el cloruro de sodio. A pesar del mito de que hace mal, la sal existe naturalmente en el propio pelo y en la piel. “Como las concentraciones usadas en la mayoría de los shampoo son bajas, no llegan a dañarlo”, explica la farmacéutica Janine Gimenis. A pesar de eso, la cosmética moderna deja de usar los recursos tecnológicos para sustituir la sal por espesantes más suaves, eficientes y que forman una película protectora en las hebras, como el carbopol.

    Acidos: como los detergentes son levemente alcalinos (tienen el pH un poco más de 7,0) y el pelo y la piel tienen un pH ligeramente ácido (entre 5,5 a 6,0), se suelen agregar ácidos, como el cítrico, extraído de frutas, para balancear la formulación.

    Conservantes: su meta es no dejar que los hongos y bacterias contaminen el contenido de los productos. El más empleado es el metilparabeno.

    Nacarantes: sustancias a base de ceras, le da un efecto nacarado a los champúes

    para cabellos secos y normales.

    Esencias y aceites esenciales: sintetizados o extraídos de la propia planta, tienen la misión de perfumar. Ejemplos son la lavanda y la menta.

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.