promotion image of download ymail app
Promoted

¿qué existia antes del universo?

16 respuestas

Calificación
  • hace 1 década
    Respuesta preferida

    Después de las descripciones que hemos hecho en los capítulos y secciones precedentes, aparece casi como obvio que salte la pregunta: ¿Cómo empezó todo? Es una interrogante que, en función de la naturaleza humana, es muy difícil evitar reflexionar sobre ella. Hay pensadores que han llegado a la conclusión que la respuesta ha de estar fuera del campo de la ciencia; creen que la creación del universo fue un acto divino. Otros rechazan totalmente el planteamiento, sostienen que el universo no empezó nunca, que siempre ha existido: punto de vista expuesto por el modelo de estado estacionario del universo. Pero observaciones astronómicas apoyan el hecho de que nuestro universo era muy distinto en el pasado remoto, que tuvo un origen concreto y que, desde entonces, sus cambios han sido sustanciales. También, es muy posible que nuestro universo sea una isla inserta en otro inmensamente mayor con características de periodicidades infinitas de expansiones y contracciones, pero según los alcances de nuestra ciencia –por ahora– es algo indemostrable. Por otra parte, y como lo hemos visto, un universo autogenerado o reciclado es una posibilidad, pero nada nos obliga a aceptarlo. Creo, y en aras de la sencillez, que es más saludable suponer que el origen de nuestro universo es un acontecimiento único.

    Si estudiamos el universo dentro del marco de los modelos cosmológicos habituales, vemos que la temperatura y la densidad de la materia siguen aumentando sin límite a medida que retrocedemos en el tiempo. Luego llegamos a la singularidad espaciotemporal y las leyes físicas pierden sentido. Esta circunstancia lleva a muchos a adoptar una actitud que podría ser calificada como una especie de «ritualización de la singularidad»: la idea de que hasta los científicos deben renunciar a la empresa de entender racionalmente el origen del universo. Lo anterior, viene a ser como repetir la historia de lo que se decía en las primeras décadas del siglo XX, en que se señalaba que la física fracasaría en su intento de comprender el átomo. Pero lo consiguió con la nueva teoría cuántica. Del mismo modo, nada hay que nos impida conseguir una descripción racional del origen mismo del universo; algún día se conseguirá. La singularidad del principio del tiempo debería considerarse meta a conquistar y no una señal para desertar.

    Pero personas con diferentes formaciones culturales y en ciencias, contrarias a la idea de hacer esfuerzos para comprender el origen del universo, hay muchas. Argumentan que es algo que nunca podrá someterse a una contrastacíón empírica. Agregan, además, que si el modelo inflacionario es correcto, todas las características preinflacionarias del universo se habrían esfumado y no quedaría ningún rastro observable de su origen.

    Aunque sus argumentos pueden ser respetables sus objeciones no son válidas. Desde luego, la existencia misma de todo el universo y del Big Bang es prueba de que hubo un origen de algún tipo. Hay otras características de nuestro universo que podrían proporcionar información sobre su origen, aunque de momento –como indicios– no se ha profundizado lo suficiente en ellas. Por ejemplo, el modelo inflacionario exige que antes de la inflación el universo sea inmensamente cálido y muy denso, condiciones que debieran deducirse lógicamente de una teoría del origen mismo. Otro ejemplo es la característica más espectacular del universo que haya sobrevivido a la inflación: la dimensionalidad espaciotemporal tres más uno. Otra característica del universo preinflacionario es su alto grado de simetría, y también eso debería explicarlo cualquier teoría sobre el origen.

    La formulación de un modelo físico correcto del origen del universo, desde luego, y hasta las leyes físicas que lo rigen, es de un monumental trabajo con una multiplicidad de restricciones. Nuestro conocimiento de las leyes físicas y de las características observadas del universo limitan severamente nuestra libertad de elección.

    Las condiciones iniciales juegan un papel singular en cosmología. En general, las condiciones iniciales y las leyes de la naturaleza constituyen las dos partes esenciales de cualquier formulación física. Las condiciones iniciales muestran la disposición de las fuerzas y las partículas al iniciarse un experimento. Las leyes indican lo que sucede. De este modo, las condiciones iniciales de un experimento son las condiciones finales de uno previo. Este concepto no sirve para las condiciones iniciales del universo. Por definición, nada existió antes del principio del universo, si es que el universo tuvo en realidad algún principio, de modo que sus condiciones iniciales deben aceptarse como un punto de partida que es, hasta ahora, incalculable. Un punto de partida como éste abruma a los físicos, que desean saber por qué.

    La descripción que hemos hecho de los distintos modelos cosmológicos nos otorga numerosas posibilidades de condiciones iniciales y procesos físicos con que el universo podría haber comenzado. La idea más corriente es aquella que postula que el universo comenzó con una densidad y una temperatura uniforme, y que existía un equilibrio casi perfecto entre la energía gravitacional y la energía cinética de expansión. La pregunta es si estas condiciones iniciales son plausibles. ¿Son probables o improbables? Tradicionalmente, los argumentos probabilísticos requieren que un experimento se realice en un gran número de sistemas idénticos, o bien que se repita muchas veces en un solo sistema. Pero cómo se puede llevar acabo aquello si se puede contar solamente con un universo.

    ¿Cómo podrían haberse determinado las condiciones iniciales del universo? ¿Apareció repentinamente el universo en t = 0? El modelo estándar del Big Bang, basado en la teoría de la gravedad de Einstein, precisa que el estado del universo antes del estallido de la existencia era de una densidad y curvatura espaciotemporal infinitas. Lo anterior, lleva a considerar que en esas condiciones imperantes al inicio del mundo, las leyes conocidas de la física no tenían aplicabilidad alguna, lo que implica que la ciencia sería incapaz de predecir como el universo comenzó. Todo lo que podría decir es que el universo contemporáneo es como es, porque el primigenio fue como fue…

    Sin embargo, los científicos concuerdan en que el modelo del Big Bang no resulta satisfactorio

    • Commenter avatarInicia sesión para responder preguntas
  • hace 1 década

    DIOS

    • Commenter avatarInicia sesión para responder preguntas
  • Anónimo
    hace 1 década

    JEHOVA DIOS¡¡¡

    principio y el fin

    • Commenter avatarInicia sesión para responder preguntas
  • hace 1 década

    Dios... Antes del tiempo y despues del tiempo.

    • Commenter avatarInicia sesión para responder preguntas
  • ¿Qué te parecieron las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar por la respuesta.
  • JAT
    Lv 6
    hace 1 década

    En pocas palabras: Eso de “antes,” aunque tenga fuerza sicológica y emocional, no siempre tiene sentido cuando se refiere a la cosmología. Es una limitación de la “intuición” humana (y mal informada) que nos urge pensar que la realidad, y todo lo que la realidad contiene, es análoga a los objetos cotidianos.

    Es decir, el error está en que insistimos que el universo se comporte como se comporta, digamos, un reloj. Dicho reloj tuvo un principio (y causa), existirá por un tiempo, y al fin y al cabo dejara de existir.

    En realidad eso es pura ilusión; y un aspecto del antropomorfismo. El reloj es una transformación de materiales que ya existen. No es una “creación,” es una reorganización. La “creación” de la cual tanto se habla, resulta ser un disparate causado por una tendencia cultural – que es lo mismo que una limitación conceptual basada en la ignorancia.

    Desde el punto de vista científico, ni la “causa primaria” ni el “antes” son categorías que necesariamente se pueden aplicar al todo.

    • Commenter avatarInicia sesión para responder preguntas
  • Anónimo
    hace 1 década

    Interesante pregunta... Es poca la investigación que se ha realizado sobre este asunto, por lo que no se han creado palabras para definirlo, pero intentaré responderte.

    Los creyentes Católicos sabemos que la nada no existe. Antes del universo, existía espacio, matería y energía.

    Shalom y bendiciones.

    Si tienes más dudas házmelas saber, con gusto te las ampliaré...

    • Commenter avatarInicia sesión para responder preguntas
  • Anónimo
    hace 1 década

    Espacio y tiempo no tienen principio ni fin. Son infinitos.

    • Commenter avatarInicia sesión para responder preguntas
  • hace 1 década

    lo mismo, solo que se fue formando por las cicunstancias que lo rodearon

    • Commenter avatarInicia sesión para responder preguntas
  • hace 1 década

    El multiverso. y de alli salieron las religiones, que son un multi verso.

    • Commenter avatarInicia sesión para responder preguntas
  • Kania
    Lv 4
    hace 1 década

    este.. mmmhh.. pues nada.

    • Commenter avatarInicia sesión para responder preguntas
  • Nada, el universo es el todo y a su vez la nada, es eterno, no tiene principio ni fin, no es infinito como se dice porque eso implicaria que alguna vez tuvo principio....

    • Commenter avatarInicia sesión para responder preguntas
¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.