Pie en Pendulo...?

Hola, me gustaria que alguien me pudiera responder que es la patologia del pie en pendulo y que musculos se ven afectados en este. Muchas gracias por su tiempo.

2 respuestas

Calificación
  • hace 1 década
    Respuesta preferida

    Introducción

    Todo neófito en la Marcha ha experimentado la fuerte quemazón en las tibias, signo de que estamos despertando al 'gran dormido' y casi vestigial, músculo tibial anterior. Éste, es estimulado muy poco o prácticamente nada por otros deportes, por lo que no es sorprendente que duela. Los principiantes al mismo tiempo, suelen tener una zancada ineficiente que les impide competir en las mismas condiciones con los atletas de similar condición física pero más dotados técnicamente.

    A pesar del énfasis puesto por muchos entrenadores en las manos, brazos y codos, los pies resultan ser las únicas partes del cuerpo en contacto con el terreno durante la Marcha, y juegan un papel vital tanto en la fuerza propulsiva como permitiendo a dicha fuerza ser transferida al movimiento hacia delante. Este artículo describe como podemos fortalecer la musculatura de la pierna y del pie con la finalidad de eliminar el dolor de tibias y al mismo tiempo mejorar la eficiencia en la marcha, la legalidad y la velocidad.

    Fases de la Zancada

    La zancada del Marchador en movimiento se puede dividir lógicamente en dos fases mutuamente interconectadas, la FASE de CONDUCCIÓN y la FASE de PÉNDULO. Ambas fases generan propulsión.

    Fase de conducción:

    Empieza tan pronto el pie posterior pierde contacto con el terreno. La rodilla posterior se dobla para permitir al pie desplazarse hacia delante con un movimiento vigoroso por parte de aquella. El 'momento' de la masa constituida por la pierna provoca que el cuerpo del Marchador se desplace hacia delante, pivotando sobre el otro pie que a su vez está apoyado en el suelo.

    Fase de Péndulo:

    Ocurre junto a la anterior fase y empieza tan pronto el pie delantero contacta con el terreno en frente del cuerpo. Cuando el talón se 'planta' se contraen los glúteos, ayudando a pivotar el cuerpo sobre la pierna. El gemelo se contrae flexionando el tobillo. La acción de la pierna unida a esta explosiva flexión plantar del tobillo proporciona una poderosa propulsión que ayuda al efecto de péndulo del cuerpo hacia delante. Presionando fuertemente desde atrás de esta manera se permite un momentáneo retraso en el ciclo de la zancada que provoca que la otra cadera gire hacia delante, aumentando así la longitud del paso y ayudando a colocar el pie 'en línea'. El explosivo despegue ayuda asimismo a iniciar una potente fase de conducción en la siguiente zancada.

    Consecuencias:

    Aparte de la necesidad de generar una gran fuerza explosiva, marcha a gran velocidad requiere que el atleta aparte las barreras que evitan que dicha fuerza se transforme en movimiento hacia delante. No existe un único y óptimo estilo de Marcha, y cada atleta marcha lo mejor que puede dadas sus características propias de acondicionamiento físico, tipo corporal y grado de flexibilidad muscular. Mediante videoanálisis observamos que los marchadores utilizan muy variadas formas de 'cociente' entre ambas fases del ciclo de la zancada. Es decir, que algunos tienden a generar más fuerza mediante una potente fase de conducción, mientras que otros se benefician de una muy poderosa flexión plantar del tobillo. Aunque los entrenadores pueden sentir predilección por primar uno u otro aspecto, todos los marchadores se beneficiarán de una mejora en la fuerza y flexibilidad del tobillo, ya que siempre se requerirá una fuerte acción del pie en ambas fases de la zancada.

    Acción del Pie

    Apoyo del Talón:

    Los marchadores deben poseer fuerza suficiente en la musculatura anterior de la tibia para mantener los dedos elevados cuando se apoya el talón. De lo contrario la planta apoyará prematuramente debido a las intensas fuerza de palanca que actúan sobre el talón. Si el tibial anterior es demasiado débil, la planta apoyada actúa aproximadamente como la ancha base de una lámpara de pie. La base da estabilidad a la lámpara e impide que balancee, y eso es lo menos necesita un marchador. El marchador de hecho, desea caer hacia delante, pivotando alrededor de la pequeña zona de contacto que proporciona el borde del talón. Una planta depositada creará fricción con el terreno y de ahí resultará un efecto de frenada que provocará una momentánea interrupción del 'momento' hacia delante. Este efecto de frenada suele ocasionar una pisada 'ruidosa' (el pie golpea el terreno con una excesiva fuerza, dando una evidente sacudida). Una gran parte de esta fuerza es transferida directamente a la rodilla, lo que a su vez da lugar a que la rodilla no pueda extenderse. Muchos antiguos marchadores han logrado curar este problema simplemente fortaleciendo los músculos tibiales.

    Fase de Soporte:

    Después del contacto con el talón el marchador debe rodar suavemente sobre el borde externo de la zapatilla hasta que el cuerpo pasa directamente sobre el pie. El pie no debe derrumbarse hasta este momento. Si lo hace prematuramente, se crearán fuerzas de frenado que de nuevo interrumpirán el 'momento' hacia delante. Los músculos que intervienen para evitar este colapso prematuro son los peroneales y los del tobillo. Si la musculatura es potente, será posible que el pie ruede fluida y eficientemente.

    Despegue del Pie:

    A continuación el marchador puede utilizar su pie, tobillo y gemelos para generar un empuje hacia delante ('momento'). Se empieza flexionando los gemelos tan pronto el cuerpo pasa directamente sobre el pie, y se continúa hasta que los dedos de los pies empujan hacia atrás el suelo detrás del cuerpo. Para maximizar esta fuerza propulsiva, el pie debe rodar completamente. Muchos marchadores sin embargo, empieza la fase de conducción demasiado pronto, propulsando la rodilla hacia delante cuando la 'bola' del pie está todavía sobre el terreno. Hacer esto es contraproducente pues la potencia se disipa tan pronto la rodilla empieza a doblarse. Debemos siempre esforzarnos a flexionar completamente el tobillo detrás del cuerpo mientras la pierna posterior está todavía recta a fin de maximizar el efecto de la fase de péndulo.

    Fortalecimiento del Tobillo y del Pie

    Tener la musculatura tibial y los tobillos fuerte durante toda la acción del pie permite al cuerpo pivotar muy suavemente sobre la articulación del tobillo, rodando como un neumático bien hinchado. Los marchadores que no tengan suficiente fuerza se pueden comparar al contrario con un neumático deshinchado que puede girar pero no con la suavidad requerida. A continuación describimos una serie de ejercicios que nos ayudarán a fortalecer dicha musculatura.

    - Caminar sobre los talones con las piernas extendidas y luego sobre los bordes externos. Así se fortalecen los tobillos y los músculos peroneales. Ambos ejercicios se practican durante 30 segundos, luego se estira suavemente y se realiza otra serie.

    - Elevaciones sobre las puntas de los pies: Se coloca uno en el borde de un escalón, sujetándose en la barandilla, y con el pie apoyado únicamente por el tercio anterior. Se desciende el talón lo máximo posible y luego se asciende hasta casi la vertical. Se repite el movimiento hasta que se sienta la fatiga en el tobillo (20-30 veces). Se hacen 2-3 series con un minuto de descanso entre ellas.

    - Para reforzar los músculos de la planta se efectúan contracciones isométricas de los dedos de los pies (20-30 veces o una continua de 30 segundos), o se sujeta una pelota de golf sin que caiga, o se tira hacia sí el borde de una toalla. Todos estos ejercicios en forma de 2-3 series con un minuto de descanso entre ellas.

    - Practicar la marcha en una cuesta empinada, lo que también ayuda a colocar bien el talón.

    - Ejercicios de fortalecimiento del tobillo con cintas elásticas.

    - Finalmente evitar las zapatillas con el talón grueso. Cuanto mayor es el grosor del mismo, mayor es la fuerza de palanca que sufre el talón. Las zapatillas adecuadas para la marcha deben tener el talón lo más bajo posible, así se evitará el 'derrumbe' prematuro de la planta.

    El mero hecho de practicar la Marcha ayuda a desarrollar toda la musculatura implicada, aunque la realización de ejercicios complementarios como los aquí descritos, reducirán drásticamente el tiempo requerido para ello. También reduciremos antes el dolor en la tibia y seremos capaces de una técnica de Marcha más eficiente y al mismo tiempo más conforme a las normas.

  • hace 6 años

    La diabetes es una enfermedad muy seria que no debe subestimarse ... Te recomiendo que sigue este método natural que ayuda mucho http://curar-diabetes.info

    Este método es capaz de cambiar dramáticamente la calidad de vida!

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.