¿Dondé puedo encontrar información sobre la historia de las Bibliotecas?

bibliografía que recomienden, la historia es en general y también de México

2 respuestas

Calificación
  • Anónimo
    hace 1 década
    Respuesta preferida

    Biblioteca

    Biblioteca de Celsus.La voz biblioteca (del griego βιβλιοθήκη biblion = libro y thekes = caja). Literalmente sería "caja de libros", o de guardar libros, pero por extensión se sustituye "caja" por edificio, departamento, o habitación. También se da el nombre de biblioteca a la colección o conjunto de dichos libros o al mueble que los contiene. Existen también las bibliotecas ambulantes cuyos libros pueden circular en vehículos apropiados para prestarlos a los lectores en distintos lugares. También se define como una colección de documentos (tanto libros, CDs, DVDs, CD-ROMs) organizados para su uso.

    Casi todas las capitales y ciudades importantes del mundo poseen una buena biblioteca con un número elevado de publicaciones.

    Historia

    La existencia de bibliotecas propiamente dichas data de los tiempos remotos del imperio asirio (más de 30 siglos a. C.) según han revelado las exploraciones arqueológicas en Mesopotamia, principalmente en Larsa, Uruk, Ur, Sippara, Kalah y Nínive, de cuyas ruinas se han extraído por millares los famosos ladrillos cubiertos de inscripciones que hoy atesora en su gran mayoría el Museo Británico. La más célebre de todas es la descubierta en Koyundjik entre las ruinas del palacio de Senaquerib, fundada o engrandecida por Asurbanipal (Sardanápalo).

    Egipto y Grecia

    Biblioteca de Alejandría.Son escasas las noticias de bibliotecas que ofrecen los historiadores o que hayan revelado las exploraciones científicas. Diodoro de Sicilia refiere la existencia de la de un faraón que él denomina Osymandyas (probablemente, Ramsés II) y que estaba en la ciudad de Tebas, donde los exploradores Champollion y Wilkinson descubrieron señales de una biblioteca que debió existir catorce siglos a. C. Sin embargo, vale por todas la famosa biblioteca greco-egipcia de Alejandría, fundada por Ptolomeo I Sóter (año 323 a.C.) la cual llegó a poseer 700.000 volúmenes según Persio. Para ella hizo traducir Ptolomeo II Filadelfo (285 a.C.) la Sagrada Biblia de los judíos del hebreo al griego, traducción conocida con el nombre de Versión de los Setenta. Pereció definitivamente aquel centro del saber antiguo al ser conquistada la ciudad por los árabes en el 641, según dicen los historiadores, aunque ya en tiempo de Julio César sufrió otra destrucción por los soldados del mismo. De entre los griegos, tiene su celebridad histórica la Biblioteca de Pérgamo, fundada por Eumenes II y Atalo II (198-137 a.C), la cual contaba con unos 200.000 volúmenes al tiempo de ser transportada por Antonio u Octavio Augusto a Alejandría y, asimismo, la que se dice fundada en Atenas por Pisístrato (siglo VI a. C.), que pasa por ser la más antigua de Grecia. De mediados del siglo V fue la biblioteca de Nehemías a que alude el Libro II de los Macabeos (cap. II, vers. 13) y que, sin duda, llegó a ser griega y hebrea.

    Roma

    La primera biblioteca pública de Roma se debió a Asinio Polión (38 adC) quien la fundó en el Atrium libertatis sobre el Monte Aventino. El Emperador Octavio Augusto reunió la segunda en el templo de Apolo sobre el monte Palatino y entre otras varias que se fundaron por entonces en Roma durante el Imperio, destacó la Ulpiana de Trajano. Antes de las bibliotecas públicas hubo colecciones particulares que los nobles romanos buscaban y se procuraban a gran precio o se llevaban de las ciudades griegas conquistadas y este afán continuó activo en los demás siglos del Imperio. La primera colección de esta clase privada fue la de Paulo Emilio, año 160 a.C. En el siglo IV, contaba Roma con 29 bibliotecas públicas que la invasión de los bárbaros destruyó casi por completo y sin duda, que en otras ciudades romanas se hallarían magníficas colecciones de libros cuando sólo en Herculano se ha descubierto una con más de 1.800 piezas de papiro que debieron componer unos 800 rollos.

    En cuanto los cristianos pudieron disfrutar y dedicarse a las letras, fundaron también sus bibliotecas aun antes del triunfo de Constantino y la Historia nos ha transmitido los nombres de algunas más célebres. Éstas fueron

    la de Cesarea, fundada por San Pánfilo y aumentada por el historiador Eusebio que llegó a constar de 30.000 volúmenes, según San Isidoro

    la de Antioquía

    la de Hipona

    Todo ello, sin contar las colecciones de volúmenes sagrados que todas las Iglesias poseían. El Emperador Constantino reunió más de 6.900 volúmenes en la biblioteca por él fundada en Constantinopla la cual contaba 1000.000 a la muerte del Emperador Teodosio y fue incencidada en el año 477.

    Edad Media

    Desde la invasión de los bárbaros, refugiadas las ciencias y las letras en los monasterios y catedrales como únicos centros del saber en aquélla época, a éstos debe acudirse para hallar bibliotecas en la Europa occidental hasta finales de la Edad Media. En los documentos de los siglos IX, X y XI, se habla con frecuencia de colecciones de libros que los obispos dejaban en testamento a las bibliotecas de iglesias y monasterios y notoria es la solicitud que los monjes desplegaban para conservarlas y enriquecerlas. Pero no solían constar de muchos ejemplares tales bibliotecas pues aun la de los Papas en el palacio de Aviñón que fue una de las más completas en el siglo XIV, sólo llegó a reunir unos 2.000 códices. La primera de que se tiene noticia en España fue la de San Martín Dumiense en su monasterio de Dumis (Portugal) hacia el año 560, después obispo de Braga; le siguieron en el siglo VII la de San Isidoro de Sevilla y las de San Braulio y Tajón en Zaragoza.

    En el siglo XIII, comenzó a tener importancia la biblioteca en los palacios de reyes y magnates siguiendo en auge de siglo en siglo y fueron célebres las de Alfonso X de Castilla, Jaime II y sucesores en Aragón, brillando sobre todo la de Matías Corvino en Hungría, ya en el siglo XV sin hablar de las episcopales y las pontificias.

    Edad Moderna

    El edificio Marie-Elisabeth Lüders acoje la nueva biblioteca del Reichstag (Parlamento Alemán), una de las mayores del mundo.Desde la invención de la imprenta el número y el engrandecimiento de las bibliotecas ha ido en progresión creciente. Francia poseía sólo en París en la época de la revolución de 1793, más de 1.000 bibliotecas públicas, sobresaliendo la Nacional.

    Edad Contemporánea

    Después de 1789 se fundaron muchas bibliotecas en cada país. En la actualidad estas bibliotecas pueden ser consultadas a través de su Catálogo en línea.

    Tipología Bibliotecaria

    Las bibliotecas se pueden clasificar atendiendo a varios criterios (usuarios, acceso, ámbito geográfico, etc.) pero las más utilizadas son las que propone la UNESCO y la IFLA (International Federation of Library Associations):

    Clasificación UNESCO

    Bibliotecas Nacionales

    Bibliotecas de Instituciones de Enseñanza Superior

    Otras Bibliotecas importantes no especializadas. De carácter científico y erudito, ni universitarias ni nacionales. Ej: Biblotecas regionales.

    Bibliotecas Escolares

    Bibliotecas Especializadas

    Bibliotecas Públicas

    Clasificación IFLA

    Bibliotecas Generales de Investigación

    1-Bibliotecas Nacionales

    2-Bibliotecas Parlamentarias

    3-Bibliotecas Universitarias

    4-Otras bibliotecas de información general.

    Bibliotecas Especializadas

    1-Administración

    2-Arte

    3-Biología

    4-etc.

    Bibliotecas al Servicio del Público en general

    1-Infantiles

    2-Para ciegos

    3-Para personas discapacitadas

    4-Para minorías culturales

    5-Públicas

    6-Escolares

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.